Windows · Mac · Linux

Análisis: Dead Synchronicity: Tomorrow comes today

- by

dead-synchronicityLos que llevamos un tiempo en esto de los videojuegos aun recordamos cuando el género de las aventuras gráficas era el que reinaba en el mercado. Eran tiempos en los que parecía que no teníamos prisa por avanzar constantemente ni tampoco frustración ante enigmas imposibles. Unos tiempos que dieron paso a juegos frenéticos y jugadores que si no avanzan 5 niveles en cada partida abandonan el juego por pesado. Jugando a Dead Synchronicity me vino a la mente la frase de Pat Garret & Billy the Kid: “Puede que los tiempos hayan cambiado… pero yo no”.

En un futuro distópico, Michael deberá abrirse paso ante un mundo hostil devastado por la gran ola y encontrar el medicamento que cure a los “disueltos” una enfermedad que puede acabar con toda la humanidad. Pero como siempre el objetivo acaba siendo lo de menos. Lo realmente importante es el camino que nos lleva hasta él. Es ese camino donde Dead Synchronicity se luce con un estilo artístico que ha sabido encajar y sintetizar perfectamente no sólo un mundo post-apocalíptico, si no sobre todo la desesperación de sus supervivientes. Un trazo simple y unos colores ocres que otorgan al título una fuerte personalidad puesta al servicio de su potente historia.

Si por algo se caracteriza Dead Synchronicity es por transpirar un profundo amor hacia el género sobre el que se cimienta: una sólida narrativa, control point ‘n’ click, acertijos más o menos complejos y personajes que nos mostrarán el lado más sórdido de este devastado mundo. Seguramente en su intento por dar profundidad a estos personajes se les ha ido la mano con su exceso de verborrea y unos diálogos demasiado largos que pueden cortar el ritmo del juego. Algo curioso ya que cuando más nos consiguen emocionar estos personajes es en aquello que hacen y no en lo que dicen: unos niños tirando piedras a un vigía para vengar a su padre o un abuelo intentando ocupar una casa ante la inminente llegada del toque de queda. Como decía un gurú de la escritura de guiones: no lo expliques, muéstralo.

A pesar de ser un juego realizado por 4 personas se trata de una propuesta ambiciosa que no se conforma con simplemente entretener al jugador. Su etiqueta de juego adulto está más que justificada y resulta claro que sus creadores estaban pensando en dirigir su producto hacia aquellos que se han criado con Guybrush Threepwood, tentáculos púrpuras o Reyes Graham. No intenta ir más lejos que lo que hicieron estos, pero intenta llegar de otro modo. Como buena historia de futuro distópico, Dead Synchronicity nos habla más del presente que del futuro, y en todo momento son válidos los paralelismos que podamos encontrar entre el mundo que nos presenta y la situación actual de este desolado país.

Ni reinventa el género ni lo pretende, eso está claro, pero sí que echamos de menos que la misma valentía que han tenido para tratar ciertos temas sensibles y trasladarlos con astucia al videojuego, la hubiesen tenido para evolucionar ciertos aspectos de un género que siempre tuvo problemas por integrar sus puzles de una manera más orgánica y coherente con la narración. Se nota que lo han intentado pero resulta evidente que no siempre se ha conseguido. Algo que nos hace pensar que la frustración y el acabar combinando objetos totalmente inverosímiles es parte estructural del género.

Sus virtudes son muchas y sus defectos escasos. A su impactante estilo visual hay que unir una cuidada banda sonora que subraya sin atronar y que acompaña perfectamente sus no más de 5 horas de juego. Se trata de un juego breve y con pocos escenarios (recordemos que ha sido creado por sólo 4 personas) pero que sabe aprovechar sus limitaciones para presentar un universo coherente y reconocible. Quizá no se trate de una propuesta rotunda pero sí altamente recomendable a todos aquellos amantes de un género para rumiantes.

Hacía mucho tiempo que no jugaba una aventura gráfica “de la vieja escuela” y con Dead Synchronicity he recuperado sensaciones que no tenía desde pequeño. El placer de saborear un título sin prisas, entrando en su historia, comprendiendo a sus personajes y formando parte de su universo. Exhala mimo y cariño por los cuatro costados, quizá se le pueda reprochar ser escrupulosamente respetuoso con el género, pero no hay duda que tiene estilo. Y eso amigos, escasea.

dead-synchronicity-3

Jugado en: PC Windows
También en: Mac y Linux.
Desarrollado por: Fictiorama Studios
Nota: 8

8