Windows · Mac · Linux · Playstation 3 · Playstation 4 · Playstation Vita

Análisis: Hotline Miami 2: Wrong Number

- by

hotline-miami-2-1

La historia de los videojuegos está plagada de violencia de muchos tipos y sabores, y el debate sobre cómo afecta ejercitarla en un entorno virtual lleva abierto desde los mismos albores del medio, quizá heredado de los cómics como entretenimiento juvenil al que achacar los problemas. Multitud de juegos se han posicionado en su propia versión de cómo retratar los tipos de violencia y qué pasa de la hipotética línea roja o qué no, pero poquísimos se han preocupado de lanzar los prejuicios y las cuestiones morales por la ventana para centrarse en practicarle una vivisección profunda a la relación que el jugador establece con el acto mismo de matar. Hotline Miami era una de estas honrosas excepciones, y su retrato sórdido, lleno de jeringuillas, luces de neón y maleantes despojados de su propia humanidad gozaba de una elocuencia y una capacidad de atrapar la fascinación que lo convirtió en una de las experiencias interactivas imprescindibles de la última década. Tres años después, Hotline Miami 2: Wrong Number viene a dotar de contexto la masacre original y ahondar todavía más en el tono malicioso y truculento de su antecesor.

hotline-miami-2-3En lo narrativo, Hotline Miami 2 enriquece el universo de la bilogía como lo haría Jacket en sus asaltos a la mafia durante el primer juego: a lo bestia, derribando toda convención estructural como quien tira abajo una puerta y golpeando el cráneo del jugador varias veces contra el suelo, a cada impacto un personaje distinto cuya vida se entrelaza más o menos con la historia original, un salto astral al pellejo de diferentes hombres y mujeres atrapados en la influencia de una misma historia, todos ellos con una relación diferente con la violencia y una manera particular de vivirla y administrarla.

Es una secuela que ofrece lo que todas deberían darnos: una versión coherente, corregida y ampliada de la propuesta original, recorriendo el sendero de sangre y vísceras que Jacket dejó a sus paso; una visión complementaria de su universo desde múltiples perspectivas, con la intención clara de generar un canon argumental ambiguo y lleno de misterios y volarlo por los aires después, para que sea la propia comunidad la que siga añadiendo elementos a la órbita en torno a los acontecimientos brutales de la primera parte. Unos psicópatas fanáticos de Jacket que recrean sus brotes asesinos, un actor al borde de la locura que encarna a Jacket en la película que adapta sus matanzas, el policía que investigó sus asesinatos y que en secreto actúa igual que él bajo el amparo de su placa, un escritor que trabaja en el libro sobre Jacket y que también sufre ataques de agresividad, su amigo Beard en un flashback cuando ambos se conocieron formando parte de un escuadrón de la muerte durante una invasión de Hawaii por parte de la URSS, el hijo del capo ruso al que Jacket eliminó y su intención de ocupar el vacío de poder, o la breve y tarantiniana historia de uno de sus matones en su último encargo antes de dejar la vida criminal. Hotline Miami 2 no sabe si es mejor, pero sí sabe qué es más y sobre todo mucho más variado.

hotline-miami-2-6

En la cuestión mecánica la secuela sigue aferrándose a los mismos principios: reflejos exigentes, memorización de cada tramo, acciones planeadas, mucho ensayo prueba y error y un porcentaje enorme de la suerte y la aleatoriedad como fuerza influyente. De hecho la gran mayoría de bug y problemas que frustraban a cualquiera en el original aparecen en esta segunda entrega, como si su autores tuviesen miedo de tocar algo y derrumbar el castillo de naipes brillante (pero nunca perfecto) que alumbraron en 2012. La diversidad de las máscaras ha sido sustituida por la características particulares de cada personaje en cada nivel, desde el que no puede usar armas pero sí matar de un golpe hasta el que luce dos automáticas con las que dispara en ambas direcciones opuestas, pasando por otros muchos condicionantes que hacen de cada nivel una maravillosa tortura lúdica con su propia identidad dinámica más allá del diseño del mapa, los enemigos o el marco narrativo.

hotline-miami-2-5

Hotline Miami 2: Wrong Number es perverso en su forma de recrearse en todas las muertes, y especialmente en algunas en las que los espasmos y los ojos reventados se llevan toda la atención, pero también en su dificultad casi obscena. En mi caso particular ningún nivel me ha parecido asequible, incluso lo que he completado en menos intentos se han esperado hasta el recuento de puntuaciones para darme una bofetada en forma de D+ o C-. Supongo que el juego es como los enemigos que mueve por sus escenarios: inmisericorde, cruel y tan letal como pueda llegar a ser uno mismo. Quizá de eso se trata: de sufrir sea como sea.

Jugado en: Mac
Disponible en: PC Windows, Mac, Linux, Playstation 3, Playstation 4 y Playstation Vita
Desarrollado por: Dennaton Games
Nota: 9

9