Windows · Mac

Análisis: Kholat

- by

La premisa en la que se basa Kholat resulta tan potente como perturbadora: en la década de los 50 un grupo de excursionistas apareció con brutales signos de violencia sin dejar indicios de lo que podría haberles ocurrido. La investigación concluyo que en mitad de la noche los excursionistas huyeron despavoridos de sus tiendas de campaña en ropa interior. Algunos de ellos murieron congelados, otros fueron encontrados con el estómago y cráneo reventados. Además todos ellos presentaban elevados indicios de radiación. En todos estos años nadie ha sido capaz de dar una explicación plausible a esos hechos.

La desarrolladora IMG.Pro parte de esta atractiva premisa para abandonar rápidamente cualquier intento de recrear los hechos históricos y embarcarse en una aventura de exploración con notables tintes terroríficos. No se trata de un survival horror, ni un FPS, de hecho el abanico de acciones de los que disponemos es nimio y la interacción con nuestro entorno se limita a recoger las notas que encontraremos dispersas por el escenario. Las mecánicas jugables de Kholat se centran en la exploración de una inmensa montaña nevada por la que deberemos deambular hasta descubrir sus oscuros secretos. ¿Suficiente para sostener todo un juego? Pues sí… pero no.

Probablemente lo que más me ha molestado de Kholat no son sus numerosos defectos ni lo fácil que puede llegar a ser cansarte de él. Lo que más me ha fastididado del juego es que es capaz de hacer algunas cosas realmente bien, incluso llega a la maestría en momentos muy puntuales, pero esos instantes son tan fugaces, tan volubles que rápidamente volvemos al mundo terrenal y nevado de su propuesta para darnos cuenta que si bien tiene unos cuantos hallazgos, sus defectos son incluso más numerosos.

Pocos juegos me han hecho sentir la soledad como lo ha hecho Kholat, sentir el silencio roto por las pisadas sobre la nieve virgen, el aullar de los lobos en la lejanía o la fría nieve cayendo sobre nuestra piel. Kholat es un juego capaz de transmitir emociones y sensaciones, de recordarte como de aterrador puede llegar a ser un bosque de noche, o de hacerte sentir totalmente perdido en la montaña de la locura. Es capaz de eso y lo hace muy bien. Pero también es capaz de transmitir aburrimiento y hastío tras perdernos por vigésima vez. Por no ser capaces de encontrar la ruta que aparece claramente señalada en el mapa o por haber muerto tras media hora desde nuestro último guardado.

Esos son sus errores de Perogrullo. Pero su auténtico talón de Aquiles, su verdadera flaqueza viene por su absoluta incompetencia narrativa. Así de claro. Se narra poco y se narra mal, algo por otro lado muy común en los videojuegos, pero en Kholat se vuelve mucho más evidente por lo minimalista de su propuesta. Exploramos para descubrir lo sucedido, avanzamos para encontrar nuevas pistas pero al final del camino siempre encontramos una mísera nota o una cinemática escueta y con poca chicha. Si la historia, el ritmo y la narrativa con la que se desarrolla el juego hubiese sido la mitad de buena que su ambientación estaríamos ante una rotunda obra maestra. Pero no es así. Kholat es un juego interesante que hace cosas mal y algunas cosas muy bien. Y me sigue molestando el pensar lo grande que podría haber sido.

Jugado en: PC Windows
También en: Mac
Desarrollado por: IMG.Pro
Nota: 7

7