Windows · Mac · Playstation 4 · Xbox One

Análisis: LA Cops

- by

Cuando uno decide tomar prestada la fórmula de éxito de calidad contrastada que utiliza un juego muy conocido, hay dos opciones: o se copia sin paliativos y se arriesga uno a ser un hazmerreír (o peor: un acusado de plagio en el banquillo de unos tribunales) o se trata de aportar algo nuevo y fresco que desvíe de su eje la experiencia tanto como para poder decir que es otra cosa. La dificultad es evidente: que ese añadido no solo funcione sino que también aporte una personalidad distinta al producto. Y da la sensación de que LA Cops se ha quedado a medio camino en los dos frentes.

En este caso la inspiración es evidente que viene de Hotline Miami: un shooter (esta vez no es cenital sino isométrico, lo que hace el apuntado más complejo incluso aunque se pueda girar la cámara alrededor del escenario) en el que debemos asaltar la guarida de los enemigos a tiro limpio. La ambientación entre el minimalismo y los dibujos animados para adultos se lanza de lleno a homenajear a las series policíacas de los setenta al estilo Starsky y Hutch, con bigotes desproporcionados, peinados demenciales y persecuciones en pantalón de campana; todo ello salpicado de un humor accesible, en un tono paródico pero sin mucha ambición. Es lo bastante alejado del descenso a los infiernos de la locura, el estrés postraumático, los brotes psicóticos y las masacres ultraviolentas de Hotline Miami, pero la alternativa que ofrece no consigue eclipsar del todo esa vocación referencial y no esconde su naturaleza algo triste de producto derivado, de consecuencia colateral, de complemento irrelevante.

Aunque el problema más punzante de LA Cops, y esto es lo trágico, es precisamente el ingrediente con el que busca desmarcarse de su referente y despojarse del exceso reverencial. Se trata de una especie de capa táctica generada por el añadido de un personaje extra. Controlamos a uno de ellos (con una tecla se puede alternar entre uno u otro en cualquier momento) y el que queda libre dispara a todo enemigo que se le cruce por delante, de modo que la gracia está en ir avanzando por el escenario de forma escalonada como lo hacían los policías de la tele en aquellos coreográficos asaltos tan profesionales. Si el concepto ya es discutible en la teoría (se supone que avanzando como el juego nos pide, podríamos terminar cada nivel sin disparar ni un solo tiro nosotros mismos), en la práctica es todavía más dudoso porque nunca llega a funcionar como debe: las puertas se abren en ambas direcciones, la inteligencia artificial falla, el campo de visión se altera y los enemigos acuden en nuestra busca de forma arbitraria imprevisible.

Quizá algunos defectos que se le pueden achacar a LA Cops están presentes también en Hotline Miami, pero al menos el juego de Dennaton está preñado de personalidad y de fe en su planteamiento. Y hay veces en las que eso lo es todo.

Jugado en: Mac
También en: PC Windows, Playstation 4 y Xbox One
Desarrollado por: Modern Dream
Nota: 5

5