Playstation Vita

Análisis: Murasaki Baby

- by

Murasaki en términos poéticos japoneses significa -por historias que no vienen a cuento- constancia, aunque en el juego que nos ocupa encaje más el otro significado: color similar al morado, violeta o lavanda. Porque en el monocromático mundo de este juego es el color de nuestro protagonista, un bebé cabezón con los ojos donde tenemos la boca y la boca donde tenemos los ojos y un globo de color Murasaki.

Nuestro personaje, bebé de un par de años, se despierta una noche y empieza a buscar a su madre. Como no la encuentra empieza a abrir puertas y a encontrarse con otros personajes que de una forma u otra le ayudarán. La historia es tan simple como esto, por el camino vamos encontrando otros globos de colores que nos darán ciertas habilidades, con las que tendremos que avanzar por las plataformas que nos plantean. La vida de nuestro personaje está representada por el globo, que deberemos proteger de los agentes externos que querrán hacerlo explotar.

murasaky-babyEl juego se maneja totalmente tocando la consola. Haremos avanzar a “Baby” cogiéndolo de la mano mediante la pantalla táctil. Podremos arrastrar también el globo para protegerlo o para activar mecanismos de los puzzles, y usaremos en panel trasero para seleccionar (arrastrando) las distintas habilidades que vayamos consiguiendo y para activarlas (clicando).

La verdad es que me he quedado con una sensación un poco rara después de terminar el juego, ya que, aunque las mecánicas y los puzzles tienen cierta gracia, a veces me sentía un poco torpe realizando algunas acciones, al no saber muy bien qué dedo usar para cada cosa, y muchas veces te quedas con la sensación de que hubiera sido más fácil jugarlo con los botones (sobre todo al seleccionar las habilidades con el panel trasero). Aunque esto seguramente hubiera empeorado más lo fácil que es llegar a completar el juego.

La historia tampoco llega a llenar, con el objetivo claro desde un principio no llegas a encontrar vinculación de la historia con los personajes que vas encontrando por el camino. Quizás los miedos de la infancia, no me llega a quedar claro.

Si alguna vez quisiste imaginar qué pesadillas pueden tener los monstruos de nuestras pesadillas, podrás hacerte una idea de los personajillos que encontrarás en éste juego. La ambientación del juego es perfecta, los dibujos y animaciones preciosas, los efectos de sonido y música están totalmente acertados, pero parece que todo lo demás se les ha quedado corto.

6