Playstation 4 · Playstation Vita

Análisis: OlliOlli 2: Welcome to Olliwood

- by

Hace más de 42 años Atari lanzaba la recreativa original de Pong y la juventud se volvía loca. El secreto estaba en una mezcla del uso de tecnología punta para la época y un sistema de juego que cualquiera podía entender de forma instantánea con un rápido vistazo, incluso aunque nadie hubiese probado un videojuego jamás. Su mecánica era una versión estilizada y minimalista del ping-pong, un semiplagio del Table Tennis que incluía la primigenia Magnavox Odyssey en su catálogo. Ambos juegos hacían un brillante ejercicio de abstracción con el deporte en que se inspiraban, localizando el núcleo de esa práctica deportiva y deshojándolo pétalo a pétalo hasta obtener una forma depurada, redonda, lisa y perfecta de lo que de verdad hace divertidos el tenis y su versión doméstica.

El año pasado Roll7 logró algo muy parecido con OlliOlli: partiendo de su profundo conocimiento del skate hirvieron sus ideas hasta que sólo quedaron los huesos, blancos e inmaculados, de ese deporte. Con una representación simple en 2D y scroll lateral y un poco de pixel art bonito pero sin alardes, OlliOlli sentaba las bases de una de las más adictivas y desafiantes experiencias lúdicas de su generación y con OlliOlli 2: Welcome to Olliwood buscar corregir, mejorar y refinar un resultado ya de por si excelente.

Ambientado en unos estudios de cine como excusa para patinar en los escenarios más variados posible, OlliOlli 2 conserva ese el estilo de control de su antecesor porque, sencillamente, es perfecto. El secreto está en esa reducción a la mínima expresión del skate manteniendo los puntos de inflexión como el aterrizaje o los trucos y acompañarle de una sensaciones físicas coherentes. Usando los sticks para tomar prestados rasgos de los clásicos Tony Hawk y los Skate de EA pero también de los juegos de lucha clásicos (esas medias lunas están grabadas en nuestros dedos), cada nivel nos exige un mínimo de dominio de las técnicas y sobre todo de capacidad para enlazar los tricks sin errar en ninguna maniobra para desbloquear el siguiente nivel, y acompaña el requisito de cinco desafíos opcionales por fase. Un combo de varios cientos de puntos puede quedarse en nada si no somos capaces de pulsar X al aterrizar con el monopatín, quizá la acción más sencilla del juego pero también la más frecuente y la que más frustraciones provoca.

A esta secuela se suman varios trucos que se echaban en falta en el juego anterior (como el Manual: levantar dos de las ruedas del monopatín y seguir avanzando sin que la nariz o la cola de la tabla toquen el suelo y evitar así la finalización del combo) y que ayudan a enriquecer los desafíos, que a su vez han cobrado mucho más protagonismo a base de desbloquear más desafíos en los modos Pro y Rad. La cantidad de niveles se mantiene como en la primera parte: 25 Amateur, 25 Pro (además de la hiper perfeccionista dificultad Radical), y ese uso inteligente y satisfactorio de los desafíos que invita al jugador a explorar distintos estilos y formas diversas de hacerse un mismo nivel, aunque uno puede seguir avanzando sin alterar su método si lo prefiere. Y la diferencia entre animar y forzar es aquí la clave.

OlliOlli 2

La forma en que Roll7 ejerce su maestría en el diseño de niveles ha alcanzado en OlliOlli2 una nueva cota de excelencia. Da la sensación de que cada elemento está colocado en el recorrido pensando en cada posible maniobra del jugador, teniendo en cuenta todas las posibilidades y anticipándose a todos lo movimientos como unos maestros de ajedrez. A fuerza de machacarse en la misma pista una y otra vez para aumentar un poco más esa puntuación, uno acaba experimentando esa especie de epifanía que tiene más relación con el intelecto que con la coordinación; como resolver un rompecabezas que se nos ha resistido más de lo esperado. Un puzle, eso sí, que es tan difícil de solucionar como de ejecutar.

El Daily Grind sigue ejerciendo de guinda del pastel en OlliOlli2, un modo online que es la extrapolación de la propia filosofía del juego (exponer la esencia del skate) llevada al mundo de la competición profesional: un nivel nuevo disponible durante 24 horas en el que podemos practicar tanto como queramos pero sólo nos da un intento para registrar la puntuación en una tabla multijugador. La misma esencia del espectáculo deportivo: entrena como quieras pero lo importante es cómo lo haces el día del evento, delante de tus competidores y tu público. En ese sentido, no sé cuán duro ha trabajado Roll7 en este OlliOlli2, pero el intento definitivo, el único que cuenta, le ha salido fenomenal.

Jugado en: Playstation 4
Desarollado por: Roll7
Disponible en: Playstation 4 y Playstation Vita
Nota: 9

9