Windows

Análisis: Schein

- by

A pesar que el género de plataformas puede ser más enfocado hacia un target infantil, siempre he tenido la sensación que algunos de los juegos más difíciles pertenecían a dicho género. Fases con las que te acuerdas de todo el árbol genealógico del diseñador o saltos que no son más una prueba a tu autocontrol para no estampar el mando contra la pantalla. Schein es uno de esos plataformas que tras una apariencia de “Teo va a la escuela” en realidad se esconde un “Teo te va a dar de ostias hasta que te sangren los nudillos”.

Su propuesta se basa en una mecánica tan simple como usar la luz para hacer aparecer plataformas, resolver puzles y poder avanzar en nuestra aventura. No por simple carece de complejidad ya que a medida que avanzamos los puzles se van complicando, los saltos van necesitando de más precisión y nuestra capacidad para alternar luz y oscuridad tiene que ser tan precisa como un escalpelo. Su inspiración en Limbo es evidente y aunque sus puzles no llegan a ser tan brillantes sí que consiguen ponernos entre las cuerdas. A veces da la sensación que el juego es sádico no con su personaje, al que veremos morir constantemente, sino con el propio jugador, ya que nos hace sufrir, maldecir y exasperar. Pero cuando consigues superarlo, es entonces cuando ese dolor se convierte en puro nirvana.

Si bien su propuesta jugable es simple pero absolutamente efectiva, el aspecto artístico está a medio gas. Se trata de un juego donde la luz y la sombra es un elemento vertebral no sólo de la jugabilidad si no de la esencia sobre la que se asienta el juego. En cambio veremos un mundo muy similar a otros juegos que no se basan en esta premisa. Una lástima que no se haya aprovechado esta oportunidad para darle un estilo único y personal, algo que Limbo, su referente directo, conseguía derrochar por los cuatro costados.

Quizá Schein no sea un plataformas único pero si diferente. No apto para todos los públicos, ya que sólo los más curtidos podrán acercarse a él y sólo los ligeramente masoquistas como un servidor podrán disfrutarlo, pero está claro que en Zeppelin Studio querían un buen plataformas y lo han conseguido. Comete errores de perogrullo como el tener muy pocas animaciones (no existe un death) o niveles bastante parecidos entre sí, pero los que consigan superar sus asperezas podrán disfrutar de sus singulares aciertos. Uno de esos juegos que nos recuerdan que ahí donde hay luz, hay sombras.

Jugado en: PC Windows
Disponible en: PC Windows
Desarrollado por: Zeppelin Studio
Nota: 7

7