Windows · Mac

Análisis: Sunless Sea

- by

Bajo las negras aguas del Underzee descansan criaturas inimaginables que se tragan tripulaciones enteras de un solo bocado, y entre cuyos tentáculos y ojos colocados en disposiciones indeterminada surcan barcos que se saben acechados y cuya supervivencia depende del capricho de estos monstruos comparables a las deidades primigenias de Lovecraft. El mar que rodea a la ahora caída Londres no parece que pudiese ser jamás azul, pues su oscuridad es densa e insondable y los que se atreven a recorrerla saben que les espera una travesía de historias macabras, piratas de cañón rápido y sombras submarinas. Sunless Sea retrata esta distopía sin iluminar y lo hace con una mecánica de videojuego pero cimentada en una base narrativa que consume por sus branquias literatura fantástica, relatos navales y anécdotas de marineros.

No es un juego fácil: desde el primer momento se nos hace entender que el proceso de morir y empezar una nueva partida es parte esencial de la experiencia, que fracasar no debe mutilar nuestro ánimo sino hacerlo más fuerte, porque con cada hundimiento y cada digestión en la panza de un kraken nos revela conocimientos imprescindibles para sobrevivir con más eficiencia. La gestión de recursos, las decisiones en batalla, el cálculo de distancias, la localización de puertos donde abastecernos; todo son variables que uno debe tener presentes en sus aventuras si quieres disfrutar de todo lo que ofrece el juego sin agonizar a la deriva con los marineros enfermos, hambrientos y aterrados, la bodega desierta y el motor inerte.

Y aquí es donde la afirmación de que Sunless Sea no es fácil se vuelve doble: tampoco es fácil de disfrutar, no es accesible en términos de videojuego. Al margen de la exploración y el combate, el verdadero espíritu del juego reside en su desarrolladísima vertiente literaria. Formularios, menús y documentos son el soporte en el que sus guionistas plasman numerosos cuentos y leyendas con una prosa elaborada e hipnótica que sorprende ver en un medio donde la historia suele importar poco y el texto todavía menos. Dicen que unas 250.000 palabras, el equivalente a mil páginas; un tomo nutrido y no apto para jugador de gatillo rápido adictos al verbo “omitir”.

Tratándose de un juego naval, da la sensación de que Sunless Sea va contracorriente en la mayoría de sus conceptos, y que no es más que la creación de un estudio que ama lo que hace. Es demasiado libro para el jugador y demasiado juego para el lector, pero una fórmula hermosa y satisfactoria como pocas para quien sabe disfrutar de los dos mundos.

Jugado en: Mac
Disponible en: PC Windows y Mac
Desarrollado por: Failbetter Games
Nota: 9

9