Windows · Mac · Linux · Playstation 4 · Playstation Vita

Análisis: Titan souls

- by

Hasta que tuve mi primera revista de videojuegos en las manos, los jefes en mi casa siempre se llamaron monstruos. El segundo monstruo, el tercer monstruo, el último monstruo… no sé si se trata de algún tipo de localismo infantil, o si solo sucedía en mi círculo de comisuras churretosas, rodillas peladas y mandos con celo. Había olvidado esa nomenclatura cuando Shadow of the Colossus me hizo recordarla años después: su dedicación reverencial al enfrentamiento relevante y sin rellenos ni medias tintas, el mano a mano contra bestias de otro tiempo que se movían con patrones inamovibles, ajenas a nuestra insignificante presencia, en cierto modo la relación emocional que se establecía entre el jugador y el bicho gigante después de estudiar su manera de moverse y encontrar los entresijos para la puñalada final. Era una sensación épica pero también amarga: había sido una heroicidad derribar al coloso, pero también una crueldad destruir una criatura tan majestuosa e increíble.

titan-souls-1

Titan Souls casi podría considerarse una suerte de demake de Shadow of the Colossus, pero no tanto en lo técnico como mucho más en lo conceptual. El juego de Acid Nerve se despoja de todo ese tejido sentimental, del romanticismo y el sentido trágico de acabar con los jefes finales y convierte la experiencia en un arcade minimalista con 16 enemigos y una sola arma. De hecho el número uno es importante: Titan Souls viene de la game jam Ludum Dare #28 que se celebró en diciembre de 2013 y que centraba su temática en una frase de interpretación más o menos libre: “You only get one”. Los muchachos de Acid Nerve lo tuvieron claro: una sola arma (el arco), una sola flecha (capaz de volver a nosotros manteniendo pulsado el botón de ataque en una especie de golpe de retorno), un solo “toque” antes de morir y un solo “toque” de para los enemigos, a menudo protegidos por escudos o patrones de movimiento difíciles de discernir.

Entre cada batalla, un recorrido por zonas de un preciosismo estético a la altura del mejor pixel art, un puzle más o menos sencillo y el rompecabezas contextual de encontrar la ruta hasta el siguiente jefe. La propuesta de Titan Souls es bonita, potente y sencilla, pero es justamente esa sencillez la que a veces juega en su contra. La jugada de un solo golpe para ganar al titán es arriesgada, y en demasiadas ocasiones hace que los combates acaben de forma atropellada y muchas veces casual. Es una experiencia brillante cuando funciona y desconcertante cuando resbala con sus propias virtudes, pero no se le puede negar una frescura y una convicción que debería ser un ejemplo a seguir. Para todos. En todo.

Jugado en: Mac
También en: PC Windows, Linux, Playstation 4 y Playstation Vita
Desarrollado por: Acid Nerve
Nota: 8

8