Windows · Playstation 4

Análisis: Toren

- by

toren-inside-1Después de ver Mad Max: Fury Road uno se pregunta cómo es posible que ninguna película, o muy pocas en las últimas décadas, haya conseguido ser climática tan pronto en el metraje y durante tanto tiempo. Es el orgasmo sostenido, una maniobra imposible que en el mundo del videojuego solo han logrado grandes obras como Shadow of the Colossus o, quizá en menor medida, Journey. Al otro lado de la línea hacen cola cientos de miles de juegos que solo han sido capaces de tocar ese clímax con la punta de los dedos en un momento concreto de su devenir, una especie de normalidad mediocre a la que no se puede exigir más: al fin y al cabo es la experiencia más vivida. Y detrás de esta cola, apoyados en una pared tratando de sobrevivir a su propio fracaso, algunos cientos de juegos procuran ocultar la verdad más triste: que son completamente anticlimáticos.

Con Toren sucede exactamente esto: es un juego que presenta ingredientes para el éxito y cierta voluntad de agradar y conmover, pero por algún motivo ha perdido el alma en el camino. Es un producto que en ningún momento parece cómodo consigo mismo, que tiene referentes muy claros (Team ICO y la obra de Miyazaki, sobre todo) pero falla a la hora de plasmarlos en la mecánica y la ambientación. Decía un amigo mío que en Toren las cosas suceden sin fuerza, solo desfilan por la pantalla y dan por hecho su cometido, y esa es justo la sensación que uno experimenta cuando lo juega. Una aventura con una mitología sólida como trasfondo, unas posibilidades ilimitadas en la cuestión jugable que solo sabe utilizar para profundizar en la tragedia: mezcla puzle, plataformas, exploración y combate y no hace del todo bien ninguna de esas cosas.

Es un juego frustrante porque uno se resiste a señalar sus defectos, pero en las tres horas que dura son sus defectos los que nos señalan a nosotros. Su belleza sigue intacta: coloridas estampas directamente sacadas de un artwork inspirado y de ricas influencias étnicas, y eso es toren-inside-2lo que le salva de la quema. Pero ni siquiera a nivel técnico es capaz de soportar una carga que parece ligera para una PS4 o un ordenador decente pero que acaba haciendo aguas en cuestiones de rendimiento, iluminación y texturizado.

No todos los días el gobierno de un país aparece en la careta de un juego como inversor, en este caso la administración de Brasil, pero quizá sea ese el hecho en apariencia anecdótico que confirma el porqué de un resultado tan tristemente pobre y desangelado. Quizá Toren no tuvo detrás el motor de unos desarrolladores con hambre e ideas, quizá no se produjo ese impulso creativo a partir de una idea o varias, quizá el juego existe porque algo había que hacer. Y está claro que sin sentido o un objetivo, tanto en la vida como en el desarrollo de juegos, la existencia tiene poco sentido.

Jugado en: Playstation 4
También en: PC Windows
Desarrollado por: Swordtales
Nota: 5

5