Windows · Mac · Linux · Playstation 4 · Playstation Vita · WiiU

Análisis: Assault Android Cactus

- by

Recuerdo que con Brothers: A Tale of Two Sons, un juego que llegó a mis manos por casualidad y al que jugué por insistencias de un compañero, no dejé de maravillarme por su sistema de control. Dos sticks y dos gatillos bastaban para manejar a los hermanos de manera simultánea. Sobraban botones en el mando, con un sistema de control que estaba perfectamente ajustado a las necesidades del juego, y es algo que he recordado con Assault Android Cactus.

Pese a que las propuestas de ambos juegos son diametralmente opuestas, coinciden en acertar con un control minimalista que lejos está de ser sinónimo de un juego fácil. En Assault Android Cactus terminas cada nivel sudando la gota gorda, pero también sintiendo que es un triunfo por méritos propios, por tus reflejos y puntería. Es un título en el que cada nivel es una escalada en la curva de dificultad, aquél en el que aquella pantalla que parecía imposible hace unas horas, ahora te sirve para probar nuevos personajes.

Hablamos de un shoot’em up con perspectiva isométrica totalmente enfocado a la acción frenética. Es un arcade al uso estructurado en mundos con sus niveles y sus jefes finales, tarda unas cuatro horas en completarse pero es tremendamente rejugable. Su mecánica consiste en ir eliminando lo que te echen encima haciendo uso de tu habilidad, los power ups y el mismo escenario, mientras tienes la vista puesta en una batería que debes ir cargando; si llega a cero, fin del juego.

El mérito está en que cada pantalla es un nuevo reto que exprime todo lo que has ido aprendiendo mientras también te somete a algo que no habías visto hasta entonces. Es como si te encontrases en un constante aprendizaje hacia la perfección en el que siempre cuentas con los mismos recursos pero cada vez los aprovechas mejor. Recuerda a otras experiencias como Hexodius o Waves, pero Assault Android Cactus les supera en todo.

Hay escenarios cambiantes, en movimiento e incluso los hay que consisten en ir avanzando horizontalmente. Nunca sientes que el juego se estanca, que sabes por dónde tirará; siempre te planta en la incertidumbre de con qué te van a sorprender esta vez. El diseño de los jefes parte de la misma idea: no hay más rutinas que la de saber que irán evolucionando hasta que termines con ellos.

La primera producción de Witch Beam cuenta con ocho personajes jugables -todo chicas, con un diseño juvenil y sin sexualizar- equilibrados y completamente distintos entre sí. Cada uno cuenta con un arma principal y una secundaria que tiende a suplir las carencias de la primera. Por ejemplo, si juegas con Coral, su escopeta se complementa con un campo de fuerza esférico que mantiene a raya tu otro flanco mientras te concentras en el tuyo. Así ocurre con cada uno de ellos.

Estamos ante un juego pequeño aunque mimado al detalle. Por mencionar uno, hasta los distintos tipos de enemigos se diferencian por el color, algo que acaba siendo crucial. Porque viendo el tráiler podría parecer que en Assault Android Cactus solo te defiendes ante el caos, ante oleadas desenfrenadas de robots que van a por ti, pero a los mandos sabes en todo momento lo que ocurre y cómo contrarrestarlo, gracias a cosas como el diseño artístico.

Al margen de la campaña, el juego cuenta con otros tres (el último desbloqueado al terminarla) directamente enfocados a probar tu habilidad y poder compartirla con la comunidad. También viene con extras tan interesantes como el modo en primera persona, una auténtica locura que cambia la experiencia por completo. Assault Android Cactus sabe ser divertido fuera y dentro de sus mecánicas. No será el juego del año, pero con su cooperativo local en casa ya se ha convertido en el rey del salón, y se lo tiene merecido.

Jugado en: PC Windows
Tambien en: Mac, Linux, Playstation 4, Playstation Vita, WiiU
Desarrollado por: Witch Beam
Nota: 9

9