Windows · Mac

Análisis: Breached

- by

La fórmula de la supervivencia en entorno hostil sigue generando propuestas cada vez más parecidas entre sí: desde Don’t Starve hasta The Forest, pasando por Rust o Subnautica, sigue repitiéndose la misma idea tirando del mismo tópico: busca comida/oxígeno/recursos o muere. Se trata de juegos de exploración donde uno es obligado a explorar por razones colaterales, y esa es una cuestión endémica que muchos jugadores no terminan de digerir del todo, no sin cierta razón: si el juego se basa en la exploración debería seducirnos para que exploremos en lugar de chantajearnos y amenazarnos de muerte si no recorremos sus escenarios.

Aun en esa tesitura, eso sí, hay juegos que están sabiendo cómo compensar esa tirantez permanente con respecto al jugador: un ejemplo reciente fue Duskers, el juego de ciencia ficción en el que la superviviencia depende de nuestra capacidad de guiar a unos drones a base de comandos de consola con el único indicador visual de un mapa; el futuro Conan Exiles, un título de supervivencia muy parecido a Rust que pretende rentabilizar la ambientación creada por ‎Robert E. Howard; o el que hoy nos ocupa, Breached, un juego de supervivencia en territorio extraterrestre que tiene fuentes de inspiración tan reveladoras como el clásico Descent o la película The Martian.

Breached

La propuesta de la desarrolladora Drama Drifters ("derrapadores del drama", textualmente, dicen que son de varios rincones de Europa del Este pero no concretan de qué país) nos coloca en la superficie de un planeta desconocido, atrapados dentro de una nave estropeada. Nuestro único contacto con el exterior es una interfaz informática futurista, y la manera que tendremos de explorar el entorno es utilizando un dron como cámara por control remoto, algo así como la versión más visual del mencionado Duskers, donde solo veíamos un mapa vectorial por el que circulaban puntos de colores distintos y la magia se hallaba en pelearse con la sintaxis programática del invento.

En Breached la relación con el jugador es mucho más amable, más accesible y más seductora al primer vistazo: grandes desiertos bajo un sol abrasador, modernas arquitecturas sirviendo a estructuras extrañas de un futurismo minimalista y curvilíneo entre las que rapiñar piezas mecánicas y otros recursos que luego podremos combinar de vuelta en la nave y fabricar artefactos que nos sirvan para sobrevivir un poco más en un lugar sin oxígeno. Siete días de aire por consumir y una cantidad determinada de energía física por día limitan el rendimiento de nuestro personaje. Incluso la parte narrativa, tremendamente minimizada en cuanto a palabrería y guion, tiene el sabor de un relato corto, una historia compacta y sencilla pero poderosa gracia a la manera de contarla y al ritmo que alcanza. Tras tantos juegos de supervivencia de una duración teórica infinita o indeterminada, esta aventurita contemplativa a la par que vertiginosa de solo dos horas tiene un encanto poco habitual.

Si a alguno le chirrió un poco este espíritu optimista y quizá demasiado entusiasta del personaje de Matt Damon en The Martian, que hasta se permitía estar alegre y hacer bromas ante el más extremo, inhóspito y hostil de los naufragios conocidos por el hombre, en Breached no hay espacio para ese lado amable: aquí estamos jodidos y bien jodidos, y salir de esta no va a ser nada fácil.

Jugado en: Mac OSx
Desarrollador por: Drama Drifters
Nota: 7

7