Windows · Mac · Linux

Análisis: Candle

- by

Candle es uno de los juegos más bonitos de un año lleno de juegos tan hermosos como Owlboy, Abzû o Unravel. Cada paso que damos en la aventura de puzles de Teku Studios y cada nuevo escenario que visitamos nos hacen sentir como si estuviéramos jugando en el lienzo de un cuadro. Y esto ocurre porque tanto sus fondos como sus escenarios han sido pintados mediante técnicas tradicionales como la acuarela y posteriormente escaneados, una imagen tras otra, y animados casi de forma artesanal.

Análisis Candle

Aunque lo verdaderamente interesante del aspecto gráfico de Candle es que la belleza de sus escenarios no es un fin en sí misma, sino un medio que apoya el aspecto jugable del título, al incluir multitud de puzles que exigen que nos fijemos cuidadosamente en los escenarios para encontrar pistas con las que poder resolverlos.

Porque, a pesar de la inocencia de sus personajes y la aparente simpleza de sus retos, Candle es un juego que puede llegar a ser sorprendentemente difícil. Con unas mecánicas en las que abundan el plataformeo, el sigilo y las muertes inesperadas hasta acabar recordando más a aventuras de exploración noventeras como Flashback o Another World que a juegos más modernos como Machinarium o Botanicula, con los que comparte similitudes más superficiales.

Análisis Candle

Como no podía ser de otra forma, las animaciones del juego están todas hechas a mano, dando como resultado unos movimientos de los personajes a medio camino entre los clásicos del dibujo animado y el stop-motion que son absolutamente adorables, pero que pueden resultar imprecisos y frustrantes durante los breves momentos de saltos entre plataformas.

Candle es una aventura gráfica con todas las de la ley, pero es una que pone mucho más énfasis en el diseño de niveles y en la variedad de situaciones que en la construcción y el ingenio de sus puzles. Quizá por eso, sus mejores momentos tienen mucho más que ver con sobrevivir a trampas y escapar de enemigos que con hacernos sentir inteligentes al resolver un puzle especialmente complicado o hacernos reír con la lucidez de una narración maravillosamente doblada al castellano.

Y probablemente sea algo bueno. Porque, a pesar de la influencia indiscutible de los juegos de Amanita Design o de los guiños a clásicos del género como Monkey Island 2 o Another World, Candle es un juego con personalidad propia. Que, casi como si intentase imitar a la técnica de la acuarela que tanto domina su dirección artística, aplica capas y capas jugables que se superponen para dar un resultado profundo y lleno de matices.

Jugado en: PC Windows
Desarrollado por: Teku Studios
Nota: 7

7