Windows · Mac · Linux

Análisis: Detention

- by

Cuando hablamos de un point and click es difícil que la conversación termine derivando en términos asociados a la innovación, el ritmo y los grandes públicos. Con el tiempo, es un género que ha encontrado su nicho como aquél músico que ha abandonado los grandes escenarios por los locales íntimos donde no hay sitio para modernuras, donde se tocan canciones que el público tararea.

Análisis: Detention

Sin embargo la escena independiente puede y debe permitirse el lujo de rizar el rizo, apostar por proyectos alejados de las estrategias de marketing y ofrecer lo que no encontraríamos en los círculos habituales. Detention, por ejemplo, se atreve a contarnos una historia en la que el contexto no es un mero telón de fondo, aferrarnos a la silla mediante un terror que apuesta por el ‘menos es más’ y a terminar la función sin extenderse.

No habría que dejarse engañar por una historia que empieza a volar contándonos la noche de dos alumnos encerrados en el instituto. Es una máscara que tarda poco en romperse. Detrás, eso sí, damos con una historia mucho más turbia donde florecen los primeros visos de lo que verdaderamente se nos quiere contar, aunque termine siendo algo que no descubramos hasta terminar las casi tres horas que dura. Todo esto hay que analizarlo teniendo en cuenta que el juego se contextualiza en la época donde Taiwan estaba ocupada por China, en un contexto de represión y de una fuerte restricción de las libertades individuales.

Pero no solo de las apariencias se vive y por suerte la obra de Red Candle sabe valerse de un planteamiento original de los escenarios. Podríamos decir que hay tres, aunque los trucos con la percepción espacial y las trampas en las que nos meterá el juego agrandan un poco esa cifra. En ellos daremos con una distribución del espacio que nos facilita memorizar cada zona (los pisos, la colocación fija de los enemigos o los elementos singulares), aunque es algo que ya iremos haciendo a nivel inconsciente; esto va de pasar miedo y cuanto mejor conozcamos el escenario menos riesgos se corren.

Análisis: Detention

Añadido a este aspecto nos encontramos con una utilización inteligente del backtracking que no siempre nos obliga a ir de un extremo a otro de cada zona, pero sí que irá incrementando su complejidad tras el primer tercio del juego. Es un uso apropiado del mismo porque nos hace volver sobre nuestros pasos modificando, a veces, lo que encontraremos por el camino. Como en los primeros Resident Evil, las zonas más traicioneras son las conocidas, las que damos por limpias y se aprovechan de ello. Sin embargo el terror de Detention es más comedido y confía en la construcción de su propia atmósfera sin florituras y, habitualmente, con más aciertos que los sobados jumpscares.

Esta obra nacida de un desarrollador natural de Taipei se atreve a meterse con los momentos agrios de la historia taiwanesa sin renunciar a un planteamiento original. Es un point and click con ritmo, un juego de terror que aprovecha sus recursos expresivos sin convertirlos en limitaciones y una sucesión de puzles que, pese a un tramo final donde el autor se centra en terminar de contar la historia, nunca se repiten. El buen terror se basa en exponer lo inexplicable, pero también lo encontramos en la realidad y esta obra es buena prueba de ello.

Jugado en: PC Windows
Desarrollado por: Red Candle
Nota: 8

8