Windows · Mac · Linux

Análisis: Emily is Away

- by

La pregunta “¿qué es un videojuego?” cada vez es más difícil de responder.

Hoy en día se hacen juegos de todos los tamaños y para todos los públicos. Conviven arcades y simuladores, RPGs y juegos de acción, mundos abiertos de gráficos fotorrealistas con cientos de cosas que hacer, y juegos pixelados sin apenas interacción que solo pretenden contar una historia.

El Free to Play narrativo Emily is Away pertenece claramente a este segundo grupo. Con él Kyle Seeley, su creador, nos ofrece un juego de elecciones sencillas que tiene lugar en una especie de imitación del Messenger de Windows XP. Y esta interfaz tan peculiar sirve como vehículo para contar una pequeña historia de amistad, secretos y desamor a lo largo del tiempo.

Nuestra única interacción en Emily is Away será elegir una de las tres opciones de diálogo que nos ofrece el juego y presionar las teclas de nuestro teclado para que aparezca la frase completa, como si fuéramos nosotros mismos los que estamos escribiendo. Esto, que puede parecer una chorradilla sin importancia, cobra sentido cuando vemos cómo se borran las frases que hemos escrito y el propio juego las cambia por otras menos “comprometidas”, como si el personaje que interpretamos se hubiera acobardado y no quisiera mostrar sus sentimientos abiertamente.

Emily is Away desarrolla su historia más con lo que no vemos, con las frases que se quedan a medio escribir y con lo que sucede fuera del chat, que con lo que nosotros mismos escribimos. Este proceso llena las conversaciones de significado, generando una sensación de intimidad y un dramatismo que están muy por encima de lo que realmente vemos. Porque si algo tenían las conversaciones de Messenger de nuestra adolescencia era dramatismo e inseguridad.

Y, precisamente, una de las partes más importantes de Emily is Away es esa nostalgia por el tiempo pasado. Porque al igual que ocurre en otras historias de amor online como Digital: A Love Story o Cibele, lo importante en Emily is Away no es tanto lo que cuenta como la forma que tiene de contarlo. Cómo reflexiona sobre nuestra forma de conectar con otros seres humanos a través de un entorno digital, cómo nos muestra el paso del tiempo a través de estados del Messenger y avatares de grupos de música y, finalmente, cómo nos implica en una historia de otros a través de la empatía y de nuestras propias experiencias y recuerdos.

Porque, a pesar de su poca interactividad y de la falta de importancia de nuestras decisiones en el desarrollo de la historia, el formato elegido por Kyle Seeley para contar su historia es un medio perfecto para transmitir la confusión, la inseguridad y la complejidad de un amor adolescente, en el que las palabras no escritas o borradas pueden importar mucho más que lo que de verdad decimos.

Jugado en: PC Windows
También disponible en: Mac OSx, Linux.
Desarrollado por: Kyle Seeley
Nota: 7

7