Nintendo Switch

Análisis: Floor Kids

- by

El baile siempre ha sido un vehículo expresivo único. Al ritmo de la música, cada persona reivindica su individualidad contorneando su cuerpo a placer. De todos los tipos de baile, el breakdance es uno de los que mejor representan el potencial de la danza para expresar sentimientos y estados de ánimo. En él no hay convenciones ni estándares rígidos; es uno de los estilos más subjetivos que conozco.

Precisamente con esa fuerza liberadora llega Floor Kids, un nindie que rompe con los esquemas tradicionales de los juegos de ritmo. En efecto, el de MERJ Media es otro título de baile. El qué está definido desde antes de probarlo, pero el cómo depende por completo del usuario.

Análisis: Floor Kids

Floor Kids huye de las limitaciones que abundan en su género, en el que suele indicarse qué pasos hay que ejecutar y cuándo. En obras de esa índole, el baile se convierte en un medio para alcanzar la mayor puntuación posible, no en un fin expresivo. Si el jugador no reproduce una secuencia determinada, pierde puntos.

Es decir, tradicionalmente, los juegos de baile penalizan al usuario rebelde y expresivo. No toleran ningún tipo de jugabilidad emergente pese a basarse en una forma de arte, algo inherente a la innovación y a la improvisación. MERJ Media rechaza toda atadura y deja al jugador libre, tan solo imponiéndole una base musical sobresaliente, obra del DJ australiano Kid Koala.

Análisis: Floor Kids

Con la música de fondo, el jugador dispone de hasta 16 pasos de baile por cada uno de los 8 personajes seleccionables. Y aunque todos tienen fortalezas y flaquezas en estilos concretos, en Floor Kids no hay penalización explícita por optar por un bailarín concreto. Por lo tanto, no existen tiers ni clasificaciones similares que inviten a escoger a unos personajes antes que a otros.

Asimismo, Floor Kids dota de personalidad a sus personajes en tanto que no permite que les impongamos un estilo ajeno con las cartas-pasos desbloqueados. No son meros avatares, sino que reivindican su subjetividad a través del baile. Esa es la única limitación de Floor Kids, pero se me antoja coherente con su propuesta de respeto para con la diversidad.

MERJ Media acepta la diferencia, pero la cimenta sobre una base de igualdad en la que todos los estilos de baile se respetan. Abraza la pluralidad con un plantel de bailarines variado y una filosofía de puntuación que bien merece mi aplauso. Así, es jugador se descubre, divierte y expresa sin atender a los puntos, porque en eso consiste la danza. Y pocos juegos han sabido captarlo como Floor Kids.

Jugado en: Nintendo Switch
Desarrollador: MERJ Media
Nota: 8

8