Windows · Mac · Linux · Nintendo Switch

Análisis: Hollow Knight

- by

Este texto está basado en el guion del videoanálisis que hemos realizado del mismo.Lo podréis encontrar al final del texto.

Hollow Knight tiene algo que desde un primer momento nos resulta familiar. Un juego 2D, con estilo metroidvania y claras influencias de Dark Souls, Ori o Salt & Sanctuary. Es entonces cuando piensas que la falta de originalidad es clara y patente, pero lo pruebas y descubres una propuesta atractiva, cuidada y endiabladamente divertida. Así que coges los mandos y te dices... ¿quien quiere originalidad cuando puede tener tanta diversión?

Análisis: Hollow Knight

Nuestro objetivo es perdernos bajo la ciudad de Dirthomoud para acabar con el ejército de insectos que encontraremos en sus profundidades, y lo de perdernos lo decimos en un sentido estrictamente literal: su principal mecánica es la exploración, pero nuestro primordial objetivo será no perdernos en su enmarañada red de túneles, estancias y cavernas del subsuelo. No tendremos ninguna flecha ni ayuda que nos indique los pasos a seguir, únicamente descubrir nuevas áreas nos dará nuevas habilidades y poderes con las que desbloquear zonas que antes eran inaccesibles y derrotar enemigos que anteriormente nos resultaban invencibles. El esquema no resulta nuevo pero el mimo y cariño que han puesto sus creadores en Hollow Knight lo convierten en una propuesta sumamente atractiva: controles precisos como un bisturí, un diseño de niveles que nos invita a seguir descubriendo las entrañas de mundo insecto y un apartado artístico majestuoso que nos acerca constantemente a un auténtico orgasmo para nuestras pupilas: animaciones sublimes, diseños tremendamente inspirados y un aspecto visual que en todo momento roza la excelencia. Hollow Knight es un deleite visual para todo aquel que tenga un mínimo de aprecio a la belleza.

Análisis: Hollow Knight

Se nota el cariño que han puesto los del Team Cherry hacia su juego, en cambio hacia el jugador han sido implacables. Se trata de un juego difícil donde la muerte no es el peor de los castigos. Su dificultad muchas veces viene más de la imposibilidad de saber exactamente qué debemos hacer y hacia donde debemos ir. Hay mapa claro, pero este sólo lo conseguiremos comprándolo al cartógrafo, y encontrarlo es otro reto en sí mismo. Eso provoca que constantemente deambulemos a ciegas por algunas áreas intentando encontrar la sala por la que habíamos pasado anteriormente. Cómo cuando buscamos desesperadamente nuestro coche en el parking de unos grandes almacenes. Sabemos que está ahí pero no hay manera de dar con él.

Como os podéis imaginar la frustración es un elemento constante y reiterativo en Hollow Knight. Lo es en todos los tipos de juegos basados en estas mecánicas, pero seguramente ciertas decisiones de diseño hacen que en Hollow Knight sea especialmente presente: backtracking constante muchas veces sin objetivo concreto, un sistema de daño bastante injusto, y un diseño de niveles que no facilita el que seamos capaces de orientarnos de forma natural por su extenso mapeado.

No obstante si hay decisiones de diseño que pueden resultar discutibles, otras son de lo más acertadas: se trata de un juego complejo pero con una sorprendente simplicidad. Los elemento de combate son extremadamente intuitivos y el abanico de acciones es limitado pero tremendamente funcional. Derrotar a su extensa variedad de enemigos dependerá de aprendernos sus rutinas y plantear estrategias válidas. Aquí no hay puntos de experiencia, ni habilidad, no se trata de un juego de rol en el que podremos hacer crecer a nuestro personaje.

Análisis: Hollow Knight

Vencer a cada enemigo final con nuestros limitados recursos no sólo resulta gratificante, sobre todo es tremendamente divertido y convierte a cada encuentro con estos engendros en auténticos momentos llenos de épica y tensión.

Hollow Knight es sin duda un gran juego, pero no el mejor. Pero no ser el mejor en un género que ha dado auténticas obras maestras nos da una idea bastante aproximada de la calidad del título: desafiante, divertido, visualmente intachable y tan largo como exigente.

No es un juego redondo, de acuerdo. Pero si existiera un mundo perfecto, todos los videojuegos serían así de imperfectos.

Jugado en: PC Windows
Desarrollado por: Team Cherry
Nota: 8