Windows

Análisis: King Lucas

- by

Una vez escuché que la mejor manera de destacar en algo no es ser el mejor, basta con hacerlo bien. Supongo que cuando nos ponemos a hablar de un juego basado en el género metroidvania es difícil ser lo primero, más cuando te limitas a querer decir prácticamente lo mismo que ya se ha dicho. Si toda tu jugada se limita a ser un homenaje, más te vale conseguir que el contenido y el continente de lo que estés creando haga justicia, más te vale ser como King Lucas.

La obra de DevilishGames, un estudio alicantino que tiene el honor de ser uno de los más longevos del panorama español, es la honestidad hecha videojuego. Desde el primer momento sabes que estás ante un Rogue Legacy sin esa aleatoriedad traicionera y, sobre todo, ante un producto con sangre ibérica. En esta tragedia medieval puedes haber perdido a tus hijas y quedarte sin castillo, que las lágrimas que saldrán de tus ojos no serán de tristeza. Aquí nos gusta reír mientras jugamos.

Arrimada la cota de malla y escudo en mano, nos metemos en una construcción con más de mil habitaciones que irán abriéndose paso a medida que nos hagamos fuertes. Cada una de ellas está diseñada a mano -olvidaos de líos procedimentales aquí-, aunque eso no quita que la distribución de cada una de ellas aparezca en el orden que se le antoje al juego. A medida que avanzas vas dando con mercaderes, hechiceras y doncellas que te ofrecen ir descambiando esas monedas que vas consiguiendo mientras avanzas, algo capital si tu intención es terminar la aventura, reconquistar el castillo.

Lo es porque el paseo relativamente pausado y fácil de las primeras horas se irá desvaneciendo a medida que asciendes lateral y horizontalmente, descubriendo ese inmenso mapa compuesto por cientos de cuadrados en los que cada uno de ellos es una habitación. Mata, avanza, compra, prosigue. Para equilibrar la existencia de ciertos objetos muy potentes, como algunas armas tremendamente poderosas, en DevilishGames han querido darles un límite de duración. Es un recurso fácil, uno de esos que corta el ritmo de la experiencia si no eres previsor, otro elemento a tener en cuenta que es fácil considerarlo como un acierto pero también como un bache.

Pero hay algo en King Lucas que te mantiene enganchado, tal vez ese romanticismo por lo retro cuando viene de la mano de gente que entiende lo que tiene entre manos. Su estética amable, sus diálogos cómicos sin más propósito que el de hacer reír y su planteamiento desenfadado al principio pero complicado después dan con un más que solvente candidato para rememorar un género con esas mejoras técnicas que hace más de dos décadas eran inconcebibles; además, tiene multijugador. Lucas no será el rey de reyes, pero tiene todo el derecho a tener corona.

Jugado en: PC Windows
Desarrollado por: DevelishGames
Nota: 7

7