Windows · Mac · Linux

​Análisis: Megamagic: Wizards of the Neon Age

- by

A mediados del pasado septiembre, comentábamos en esta casa que los españoles creadores de Nihilumbra lanzaban una campaña de Kickstarter para Megamagic: Wizards of the Neon Age. El juego, todo un homenaje a los nostálgicos años 80, se quedaba a las puertas de financiarse pese a recibir una envidiable cobertura mediática que también se produjo a nivel nacional. Pero en Beautifun Games no decayeron y el desarrollo siguió adelante.

Tanto fue así que pese al pinchazo en Kickstarter el juego ha llegado a Steam como el ‘mejor Megamagic posible’. Es difícil saberlo. El paso de la tijera está ahí y se nota que el concepto inicial del título aspiraba a más, pero igualmente nos encontramos con un videojuego divertido en muchos aspectos.

Al igual que otros como Far Cry 3: Blood Dragon, Megamagic rescata la estética retrofuturista y le rinde tributo. La de Beautifun es, sin duda, una apuesta encarada a los que se criaron en la década de Mad Max 2, El guerrero de la carretera (1981), y por ello llena sus diálogos de guiños, humor y chascarrillos que gustarán especialmente a los miembros de la generación Y.

Esto la convierte inevitablemente en una propuesta de nicho y, aunque Megamagic se esfuerza en ofrecer una historia ágil con un guion bien construido para ampliar su espectro, estamos ante un videojuego al que hay que acercarse con cierta apertura de miras. No está hecho para los más reticentes a las fórmulas que se alejan de los estándares actuales.

Salvado este posible escollo, Megamagic tiene muchas virtudes. La estética, isométrica en todo momento, resuelve las partes con diálogos sin andarse demasiado por las ramas. La acción, que toma como referente a la saga Diablo pero añadiendo las invocaciones de grims con sus debilidades y ventajas al más puro estilo Pokémon, es frenética desde el primer momento y exige cierto proceso de adaptación.

La parte sonora es la que se lleva el sobresaliente. Aunque no lograse el monto necesario en Kickstarter, Megamagic ha podido contar con la participación de Mitch Murder, el responsable de la banda sonora de la popular Kung Fury (2015) que también colaboró en Hotline Miami 2. Gracias a él, el acompañamiento musical es el que ofrece más empaque a la hora de trasladarte a otra época.

El principal problema del segundo juego de Beautifun se encuentra en las mecánicas, un apartado que pone en jaque a toda la experiencia. Pese a la sustancial cantidad de hechizos y bestias con los que cuentas, los enfrentamientos no tienen otra estrategia que la de lanzarle al enemigo todo lo que tengas mientras te mueves en círculos para que no te dañen. La IA no es especialmente inteligente y queda patente cuando las hordas de enemigos deciden atacar por el mismo flanco.

Si te antepones a la ausencia de reto, Megamagic: Wizards of the Neon Age es una buena oportunidad para sacar tu álter ego retro-punk y salvar el mundo. El joven Phoban y su hermano, dos magos con un destino épico, te están esperando en esta simpática aventura. Además, das pie a que siga creciendo el desarrollo de videojuegos patrio.

Jugado en: PC Windows
También en: Mac OSx y Linux
Desarrollado por: Beautifun Games
Nota: 7

7