Windows · Xbox One

Análisis: Rise & Shine

- by

Rise & Shine es un juego hecho por gente que ama los videojuegos. No sólo los clásicos Gun ‘n run, de los que coge su base jugable y estilo artístico, no. A todos los videojuegos. Su forma de declarar dicho amor es a través de guiños y referencias constantes a los clásicos con los que hemos crecido. Y es que Rise & Shine hace de la intertextualidad una de sus principales señas de identidad y convierte su propuesta en un torrente de homenajes y guiños.

El estudio español de nombre tan original como inmemorizable Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team, ha creado una propuesta que destila amor, mimo y pasión por sus 4 costados, amor hacia el medio pero también hacia el propio producto: no sólo nos encontramos con una apabullante faceta artística, impactante y rotunda desde el primer momento, también tiene una historia que ha intentado dar un poco de sentido a la premisa de su base jugable: un niño con un pistolón que se carga a todo un ejército de mutantes que intentan invadir mundojuego. Vale que no es Cervantes, pero al menos se preocupa en darle un poco de coherencia a una premisa argumental que ya es disparatada de por sí. Además hace algo bastante inusual en los juegos de disparos como es conseguir crear a dos personajes entrañables y con una personalidad definida, sobre todo la de nuestra pistola Shine, un trabuco deslengüado y chulesco con el que podremos reventar a todo incauto que se atreva a cruzarse en nuestro camino y que se preocupa en bacilar a nuestro personaje sin clemencia ni perdón. Vale que no es ninguna virguería de la narrativa interactiva, pero se agradece que le hayan dedicado un poco de cariño a algo tan descuidado en el género como el argumento que sirve para hilvanar las distintas fases del juego.

Pero si algo es Rise & Shine, más allá de su aspecto formal y sus constantes referencias, son disparos, no tan frenéticos como los clásicos Metal Slug por ejemplo, pero lo suficientemente constantes y divertidos como para hacer que el juego funcione a las mil maravillas en este aspecto. Pero esa no es su única mecánica y de hecho sus creadores han definido al juego como un Think ‘n Gun, o lo que es mismo; juego de disparos con puzles, y si bien el gameplay de shooter está perfectamente equilibrado y bien ajustado, los puzles son otro cantar. La mayoría se basan en la mecánica de guiar disparos ya sea en modo explosivo o eléctrico, y una vez vamos avanzando, nos damos cuenta que básicamente son siempre lo mismo. Lástima que no hayan exprimido más las posibilidades que únicamente encontramos en su puzle más inspirado y que, ese sí, se basa en el uso del metalenguaje para encontrar la solución al problema.

Algunos verán en su duración de 3 o 4 horas un problema, pero no lo es. El problema es cómo se logra esa duración: con una curva de dificultad que empieza con reto y acaba por demencial. No es equilibrada y lo peor, no es justa. Acabando con la paciencia de un jugador frustrado y con ganas de estampar el mando contra la pared.

Rise & Shine es un juego estupendo que se queda a un paso de ser brillante por algunos errores que resulta difícil pasar por alto. Pero destila tanto amor y cariño que resulta imposible no simpatizar con la propuesta. Amor en cada referencia, en cada diseño artístico y en cada disparo que revienta al enemigo. Al fin y al cabo como jugadores no necesitamos que el juego sea perfecto, lo que necesitamos es amor… y unos cuantos respawns.

Jugado en: PC Windows
Desarrollado por: Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team
Nota: 8

8