Windows · Mac · Linux · Playstation 4

Análisis: RIVE

- by

El caso de RIVE es curioso. Es la primera vez que me enfrento a un juego a sabiendas que es el punto y final del trabajo de un estudio. Las desarrolladoras suelen cerrar antes o un tiempo después de publicar un juego, a menudo inesperadamente. Pero en Two Tribes han dicho desde un principio que este es el epílogo de su recorrido. Con RIVE echan el cerrojo.

RIVE: Análisis

La gente que nos trajo Toki Tori ha querido despedirse con un twin stick shooter en 2.5 D que revisa, experimenta y explota las bases del desarrollo horizontal. Somos un chatarrero galáctico que encuentra su mina de oro particular en una nave abandonada. Pero no va a ser algo fácil. Para llegar al botín hay que enfrentarse a unas medidas de seguridad ideadas por la mente más retorcida.

A bordo del tanque araña hay que ir sorteando distintas oleadas de enemigos mecanizados. No hay dos iguales. Los discos rosa se lanzarán a por ti en modo kamikaze, los destructores redondos harán lo propio, pero no sin antes ir disparando hasta alcanzarte, los transbordadores se desharán de su escudo para soltar nuevas hordas mecanizadas, y suma y sigue. Solo cuentas con tu armamento y con la posibilidad de hackear al enemigo para que te ayude. Aunque hay otro rival más: el entorno.

Uno de los puntos fuertes de RIVE es su inconformismo en el desarrollo de niveles. El juego intenta -y lo consigue- subvertir las bases del género, proponiendo retos constantemente distintos. Huir de un tsunami de lava, mantenerte en el centro de un tren en marcha mientras a ambos lados hay un láser letal esperando, jugar con la gravedad, sobrevivir bajo el agua sin munición. Es una gincana letal, pero bien variadita.

RIVE: Análisis

En su esencia RIVE es acción constante, y te sorprende encontrar un buen manejo del ritmo. Es difícil que entre tanto bombardeo de distingan los clímax. Pero el juego se esfuerza en ir cambiando las reglas y sabe pasar, con bastante solvencia, del gatillo fácil a las plataformas llenas de obstáculos, manteniendo el reto. No terminarás este juego sin morir mucho. Puede parecer que todo se reduzca al prueba y error, aunque en realidad con observación y agilidad todo es solventable.

El adiós de Two Tribes al mundo del videojuego es más que decente. La pizca de humor que encuentras en los diálogos encaja muy bien. De hecho, puedes interrumpir algunos de ellos eliminando al robot que te da la lata. Al final de cada recorrido puedes hacerte con un nuevo poder, gastando el dinero obtenido, y como te dan a elegir entre varios también queda espacio para la personalización de tu recorrido. Aunque el mayor logro está en hacer que lo clásico sea algo fresco.

Hay algo poético en ver que el estudio holandés ha decidido apostar por un género tan clásico como el de R-Type. Lo es porque RIVE demuestra que todo lo que se ha aprendido se puede condensar en una misma obra, sin renunciar a seguir experimentando. Es el antes y el ahora. Decir adiós al mundo del videojuego con una obra maestra es el sueño de muchos, inalcanzable, diría. Este título viene a decir otra cosa: las despedidas no son lo mejor, pero pueden ser muy bonitas.

Jugado en: PC Windows
Desarrollado por: Two Tribes
Nota: 8

8