Android

Análisis: Scarf Knight

- by

Siempre me he planteado qué haría si sobre mí cayera la responsabilidad de ser un héroe. Si el destino me eligiera a mí, un eterno Raúl González Blanco que es un 7 en todo, pero que difícilmente brilla en algo más allá de juntar letras. A veces, incluso dudo sobre mi valía en eso último. Mis referentes heroicos son bravos, fuertes y normalmente afrontan toda calamidad con humor socarrón. Pero yo no soy nada de eso. Ni fuerza sobrehumana ni inteligencia superior. Y mis chistes no pasan del par de retuits. En el caso de que tuviera que enfrentarme a una hora de abominaciones, probablemente huiría. Si yo fuera un héroe, sería como Scarf Knight.

La caballera de Gorila Games protagoniza un indie homónimo. Su rasgo distintivo, como habrán detectado los angloparlantes, es que porta una bufanda como símbolo de identidad y "arma". Y lo entrecomillo porque Scarf Knight no pelea, corre. Así, este título malagueño tiene más de endless runner pixelado que de un plataformas de acción al estilo Shovel Knight.

Análisis: Scarf Knight

La heroína del estudio español tiene mucho en común con el sir de la pala de Yacht Club Games. En las dos obras encarnamos a un caballero que debe enfrentarse a las fuerzas del mal. Ambos portan un elemento que influye tanto en sus mecánicas jugables como en su nombre. También hay amor por los gráficos retro, con un regusto a NES que tanto complace a los acérrimos de los ocho bits. Y, si me preguntáis, otra de sus virtudes comunes es su representación de la mujer.

Ambos lucen como juegos de los años 80, pero desde luego son mucho más progresistas que todo el catálogo de NES. Shield Knight, en el imaginario de Yacht Club, es hábil, valiente y fuerte, igual que Scarf Knight. El hecho de que la adalid de las bufandas corra no la convierte en cobarde. Sabe que para librar al mundo del mal, lo prioritario es proteger su vida. No es la primera mujer protagonista de un videojuego, pero la voluntad de visibilización y diversificación de los roles videolúdicos por parte de Gorila Games es algo que aplaudo con fervor.

Análisis: Scarf Knight

Precisamente hallé Scarf Knight gracias a la ponzoña que emana de las cloacas de Twitter. Un jugador del título de Gorila Games envió un correo al estudio porque no entendía que Scarf Knight fuera una mujer. Acusó al estudio malagueño de “meter con calzador a una mujer para satisfacer las necesidades de las feminazis que ahora campan dominando las redes”. El mensaje cierra informando a Gorila Games de que les bloqueaba en Twitter y desinstalaba su juego. Me consta que acto seguido instaló la app de Forocoches. Por mi parte, ya soy fan incondicional de tan caballeresca bufanda.

Como juego para móviles, Scarf Knight es sencillo e idóneo para gozar de diversión rápida y accesible. La protagonista corre en scroll lateral y esquiva con pericia los mortales obstáculos que acuden a su paso. Scarf Knight consiste, en esencia, en correr, saltar y sobrevivir. Su periplo abarca todo tipo de mazmorras, desde oscuras criptas hasta helados pasillos, pasando por candentes fosos de lava. Al final de cada mundo aguarda un temible jefe final ansioso por teñir de rojo algo más que la bufanda escarlata de Scarf Knight. Os emplazo, queridos lectores, a probar su versión gratuita en Android. Y si os complace y queréis libraros de la publicidad, la versión premium está disponible por un euro. Con ello gozaréis de 16 niveles y un final antimachirulos, todo lo que servidor le pide a un plataformas.

Jugado en: Android
Desarrollador: Gorila Games
Nota: 7

7