Windows · Mac · Linux · Playstation 4

Análisis: SOMA

- by

Convertidos en estandarte del nuevo terror indie, Frictional Games prometían con SOMA coger todo lo aprendido con Amnesia y llevarlo a un nuevo nivel, en el que pudiésemos sentir el miedo desde distintos niveles y grados, en el que la amenaza externa fuera tan asfixiante como el terror interior y en la que volviéramos a sentir como nuestro pulso se aceleraba, nuestras manos sudaban a cada nuevo paso y un nudo en la garganta nos asfixiaba tanto como su inquietante atmosfera. Siendo realistas SOMA es un juego turbador en muchos momentos, con pasajes que nos mantendrán tensos en nuestra silla y enemigos gestados por mentes del inframundo... aunque como experiencia de terror se queda corta en cuanto a intensidad.

El juego basa su apuesta en una narrativa que nos llevará por las instalaciones submarinas de PATHOS-2 en las que deberemos descubrir qué nos ha llevado hasta ahí y sobretodo nos planteará preguntas sobre nuestra propia identidad. Se nota el esfuerzo de Frictional Games por dotar a la narrativa y a sus protagonistas de un arco argumental interesante y a pesar de algunos problemas de ritmo al inicio de la aventura, su capacidad para atrapar nuestra atención y empujarnos hacia adelante en su historia es su mayor virtud. Sus responsables comentaban como habían buscado crear el terror no solo a través de reacciones viscerales si no con ideas que nos llevaran a plantearnos nuestra propia condición. Esto queda muy bonito, pero digan lo que digan, no da miedo. El terror es la más primaria de las emociones y como tal no puede ser generada a través de ideas complejas ni racionales. El terror se siente o no se siente, pero nunca se explica. Ahí reside el mayor problema de SOMA como juego de terror. Su intento de verbalizar (a veces hasta el exceso con los diálogos entre el protagonista y Catherine) los miedos y angustias de su protagonista pueden resultar interesantes en su aspecto narrativo, pero terror más bien poco. Sí que nos encontramos con momentos en los que deberemos sortear grotescos enemigos usando el sigilo, pero a pesar de ser momentos tensos y angustiosos quedan demasiado diluidos en un mundo que acaba ofreciéndonos una experiencia más contemplativa que terrorífica. No ayuda el hecho que la inteligencia artificial muchas veces da al traste con la experiencia y veamos cómo podemos pasar discretamente a dos palmos de un enemigo sin que este ni si quiera se dé cuenta.

En cuanto al gameplay, SOMA basa sus sistema de juego en puzles que deberemos ir resolviendo para avanzar en la trama, algunos realmente bien incrustados en el mundo que nos relata. También tendremos momentos de sigilo y muchos de exploración en un cóctel bastante equilibrado y puesto al servicio de una narrativa bien hilvanada.

En el aspecto técnico nos encontramos con claroscuros. Por un lado su fantástica ambientación le debe mucho a un apartado sonoro que es sin duda uno de los mejores aspectos del juego, con el que consiguen crear un mundo lleno de silencios rotos y tensas atmosferas, respaldado por un uso ejemplar de la iluminación. El apartado gráfico se queda mucho más justo, con demasiadas texturas de baja resolución y un modelaje low-poly más propio de generaciones pasadas que de la actual. Está claro que es un juego indie y no puede ni pretende rivalizar con titanes gráficos AAA, pero ya hemos visto que es posible recrear entornos realistas en modestas producciones. SOMA es de esos juegos que lucen muy bien de lejos, el problema es que cuando te acercas le ves claramente el cartón.

Tenía muchas ganas de jugar a SOMA y tenía muchas ganas de que me gustará. Y lo ha hecho, pero no hasta el punto deseado. Quizá esperaba demasiado de él, quizá esperaba emociones extremas e intensas que no me ha producido, quizá el hype y una entrega masiva de los medios hacia su propuesta me han hecho esperar algo más de lo que debía y me hayan hecho pasar por alto sus numerosísimos aciertos. Lo peor de todo es que pienso en perspectiva y me doy cuenta que el juego me ha divertido, inquietado y atrapado con su mundo y su historia. Pero miedo poco. El miedo es sentir como tu estomago se encoje, tu corazón se acelera y tus esfínteres se aflojan. Y SOMA no es eso, SOMA es sólo es un buen juego.

Jugado en: PC Windows
También en: Mac, Linux y Playstation 4
Desarrollado por: Frictional Games
Nota: 8

8