Windows

Análisis: Super Hydorah

- by

Dicen que la próxima generación no sabrá lo que es un iPhone. Aclarar la garganta y levantar el dedo índice entonando el 'en mis tiempos' con la última joya de Steve Jobs como tema central es, sin duda, una de aquellas situaciones en las que no esperas tener que encontrarte, pero parece inevitable. Si antes el tiempo pasaba volando, ahora viaja a la velocidad de la luz.

Análisis: Super Hydorah

En ese torrente ruidoso e imparable de novedades en el que estamos, muchos miran con nostalgia los años ochenta y noventa para encontrar un refugio, un remanso de paz interactivo. Por aquel entonces el nuevo juguete tecnológico sabía aguantar en el trono unos cuantos años, e incluso aquellos que daban el salto a la nueva joya de la corona seguían utilizando el aparato anterior. Podías pasarte al CD que los cassettes aguantarían el tipo durante un tiempo, podías cambiar a los 32 bits que las consolas de 16 y hasta las de 8 seguían teniendo su espacio. Hoy es demasiado difícil destacar si no eres la novedad.

Y es en esa lucha donde encontramos a creadores como Locomalito, gente que realiza la honorable labor de rescatar clásicos de hace tres décadas desde el cariño, sí, pero también desde un conocimiento clínico sobre el género que tratan. Este desarrollador malagueño no es la primera vez que se deja caer por aquí, y después de traeros Maldita Castilla EX y The Curse of Issyos, hoy nos toca darle a los shmups. Toca meter el cartucho de Super Hydorah.

Análisis: Super Hydorah

La de hoy es la materialización del sueño de su creador, una obra que existe gracias a la relación con Abylight Studios -como ya ocurrió con el regreso de Don Ramiro- y que, a la vez, es una revisión, ampliación y mejora del freeware original lanzado en 2010. Es un juego cuya obsesión por el detalle lo eleva al podio de los más grandes, donde no me tiemblan los dedos al escribir que no solo se codea con titanes del género como Gradius o R-Type, sino que son ellos los que deben levantar la vista para admirar un título que los ha entendido a la perfección y superado, aunque sea décadas después.

Para apreciar la calidad de este shoot’em up horizontal hay que sumar horas al contador, solo entonces se llega a comprender cuál es el verdadero reto de Super Hydorah, que es la partida del tirón y sin muertes. Por eso mismo la distribución de bombas es tan limitada, y por una razón similar el primer viaje es una sucesión de errores que te toca corregir, muertes que solo son culpa tuya y fallos que lograrás evitar la próxima vez, quizás cambiando de arsenal o apostando por otro camino. Porque hay mapas que puedes evitar jugando a otros, porque cada uno ofrece caminos que se adaptan a cada tipo de jugador (zonas amplias plagadas de enemigos, pasillos estrechos en los que cada bala se nos dispara a consciencia, etc.), porque cuentas con un setup previo a cada pantalla en el que elegir tu pistola, tus bombas y tus misiles y porque siempre atiendes a un aprendizaje escalonado. Es entonces, al tener un dibujo global del todo, cuando ves cómo cada pieza encaja milimétricamente en este tablero retro.

Todo está pensado para anular tu zona de confort, para ir minando sucesivamente la creencia de que ya dominas el juego, y es quizás por ese motivo que muchos lo considerarán difícil. En realidad, simplemente es un juego que pretende mantener activos tus cinco sentidos, para que así la victoria final tenga la importancia que merece, especialmente contra unos jefes por fases que romperán algún que otro corazoncito. Además, puedes repetir misiones y cada mapa terminado supone un checkpoint, por lo que en el avance no hay injusticia sino sacrificio. Implicación. Super Hydorah da lecciones en muchos terrenos; es un tributo con la nostalgia justa, una excelente manera de recuperar el pasado y un trato profesional al mismo, al tener la intención -lograda, además- de superarlo. No encuentro mejor razón para recomendarlo, y es motivo suficiente para querer hacerlo llegar a las próximas generaciones. Sí, aunque no se anuncie con manzanitas.

Jugado en: PC Windows
Desarrollado por: Locomalito
Nota: 9

9