Windows · Mac · Xbox One

Análisis: The Flame in the Flood

- by

Este texto está basado en el guion del videoanálisis que hemos realizado del mismo.Lo podréis encontrar al final del texto.

Desde que se anunció en su Kickstarter, The Flame in the Flood ha sido uno de esos juegos al que le teníamos ganas. Un apartado gráfico excelente, una banda sonora de lujo y sobre todo el río como principal protagonista. Un río que no solo actúa como elemento simbólico, sino que además encaja a la perfección en el género de supervivencia. Una nueva perspectiva que lo aleja de las típicas fortificaciones y campamentos base. Le teníamos ganas por todo esto y porque ademas algunos de sus creadores han sido los responsables de juegos como Bioshock. Pero como no hay nada peor que dejarse llevar por el hype, veamos cómo ha resultado finalmente este viaje por las peligrosas corrientes del río.

Nos encontramos en un mundo inundado en el que los pocos supervivientes que hay deben buscarse la vida para no sucumbir ante las necesidades básicas como: beber agua, comer, dormir o mantenerse resguardados del frío. En nuestro caso además, deberemos avanzar, siempre avanzar por un río implacable que no perdona ni errores ni distracciones. Este río no solo le da cierto calado simbólico al juego, sobre todo acaba por configurar su estructura jugable. Aparte de la recolección de items y de la construcción de objetos, buena parte del tiempo nos encontraremos descendiendo por el río, evitando sus corrientes y obstáculos e intentando alcanzar la orilla para abastecernos con nuevos items. Además, deberemos tener siempre un ojo puesto en nuestra balsa, e ir recogiendo objetos para repararla y mejorarla hasta convertirla en algo más que un simple corcho flotante.

Los momentos de descenso por el río dan al juego un cierto toque arcade, en el tendremos que maniobrar para intentar no hundir nuestra balsa, aunque dado lo asequible de su control, muchas veces se siente como un ligero respiro ante la hostilidad que encontraremos en tierra firme.

Flame in the Flood

Flame in the Flood es un juego de supervivencia, y ahí es donde juega sus cartas, en la lucha contra los lobos, el hambre, y la adversidad. Se trata de un juego canónico, dentro del género. Donde la recolección y el crafting son los principales pilares para sobrevivir, algo que por cierto no será nada fácil, sobre todo en los primeros pasos del juego.

Quizás no se trate de un juego muy difícil, pero si frustrante, demasiado riguroso con la penalización de errores. Determinadas decisiones que tomemos supondrán la muerte y en muchos casos nos obligará a reiniciar la aventura desde el principio, gracias a un sistema de salvado que más que inoportuno podríamos llamarlo directamente criminal. Cuando eso ocurre, y creednos, que tarde o temprano ocurrirá, destapa uno de los principales problemas del juego: su escasa oferta de contenidos y opciones jugables. Al cabo de pocas horas tendremos la impresión que estamos repitiendo una y otra vez las mismas acciones, en el mismo tipo de entorno en parecidas circunstancias. Y eso no se resuelve ni la aparición de escenarios de forma procedural ni la inclusión casi anecdótica de algunos personajes que tampoco aportarán mucha relevancia al desarrollo de nuestra aventura.

No obstante hay que reconocer que esa aparente simplicidad será más accesible para los que no estan acostumbrados al género, tanto en su sistema de juego como en sus menús, bastante sencillos e intuitivos. En general resulta más asequible que la mayoría de juegos de supervivencia sin que eso signifique renunciar a la dureza y reto que caracteriza los juegos de este tipo. Porque ya os avisamos que la muerte nos estará acechando a cada paso que demos. En todas las formas y variables que os podáis imaginar.

Pero si el diseño de la jugabilidad de Flame in the Flood ha quedado algo cojo, es justo decir que en el apartado artístico va totalmente sobrado. De hecho, es lo primero que nos llamó a todos la atención con sus primeras imágenes. Una recreación particular de un mundo apocalíptico en que el aspecto gráfico y sobre todo sonoro pone esa nota melancólica de destila el juego en todo momento, que le da una personalidad muy especial. La banda sonora estilo country a cargo de Chuck Ragan encaja perfectamente en este mundo devorado por las aguas, donde la supervivencia es un lujo que pocos se pueden permitir.

The Flame in the Flood es un juego que se ha quedado a medio camino, excepcional en su faceta artística, pero demasiado limitado en cuanto a mecánicas y desarrollo. Una lastima, porque sin duda ese río por el que navega el juego es capaz de arrastrarnos con sus bellas imágenes y su excepcional música, recordándonos que lo importante no es dejarse llevar por la corriente ni tampoco luchar contra ella, lo importante es no naufragar en el intento.

Jugado en: PC Windows
También en: Mac OSx, Xbox One
Desarrollado por: The Molasses Flood
Nota: 7

7