Windows

Análisis: The Tape

- by

El género del terror está destinado a evolucionar permanentemente para subsistir. Es algo intrínseco en su naturaleza; si vives de la aversión a lo desconocido debes estar buscándolo de manera constante, porque lo visto ya no aterra. Aun así es un mundillo con mucha “comida rápida”. Todos sabemos a lo que atenernos cuando vemos una película slasher: un grupo de adolescentes en plena eferverscencia hormonal, jumpscares y persecuciones con final escrito. Te ríes, saltas del sillón alguna vez y te olvidas de todo al llegar a casa.

Eso no quita que existan producciones hechas con esmero, pero también las hay que intentan aprovechar el tirón para contarte lo que hiciste el último verano o explicarte el enésimo exorcismo de Connecticut. Con The Tape pasa algo parecido. Kazakov Oleg, el ruso que se echa a la espalda el desarrollo y la publicación del juego, sabe que la técnica del metraje encontrado (found footage para los entendidos) está de moda gracias a Outlast, y es consciente que la fórmula de Slender o Five Nights at Freddy’s funciona. Pero con juntarlas no basta.

El resultado es este juego disponible desde hoy mismo en Steam. Es un título que, en palabras del autor, está basado en la popular The Ring y en Begotten, una película experimental estadounidense de los noventa. Sendos films utilizan el blanco y negro, algo que funciona especialmente bien si sabes dotarlo de una atmósfera inquietante, como ocurre con la cinta VHS de The Ring. Pero en The Tape no se justifica, sencillamente el juego se ve así. Outlast lo contextualiza al tener que usar la visión nocturna de la cámara, pero aquí simplemente tienes un filtro de vídeo analógico que te acompaña durante todo el juego.

Su historia te cuenta la desaparición de una joven, una adolescente que debes rescatar en calidad de detective. Las pistas te llevan a una casa abandonada en mitad del bosque, el lugar donde empieza todo. Oleg no se ha roto la cabeza en el guión, algo que también se ve a lo largo de la experiencia. Cinco localizaciones en una hora componen la historia principal, una que te obligará a huir, esconderte, encontrar pistas y a usar la cabeza. Por lo menos el juego es variado, aunque beba descaradamente de lo que han hecho, más y mejor, otros títulos de terror.

También viene con tres modos extra, el apartado que más flirtea con el plagio a Slender y Five Nights at Freddy’s. En la partida de las catacumbas controlas un sistema de cámaras desde el que debes mantener distintas salas iluminadas mientras recolectas veinte páginas. En el del bosque, tu objetivo es conseguir ocho páginas mientras huyes de un fantasma. Se salva el nivel del agua, el último, que no deja de ser uno parecido a algo que ya haces en la historia principal.

The Tape es un juego que exprime la fórmula de otros con desacierto y desgana. No se respira dedicación; los sustos son predecibles y su planteamiento no tiene profundidad. Da lo mismo que seas un detective o quién fuese la niña, no se ahonda en ello. El juego cierra con dos finales distintos, aunque poco importa lo que cuentan. Incluso los cambios de localización son tan insulsos que componen un pastiche en el que parece que el autor ha cogido cuatro pequeños proyectos que tenía por separado, los ha embadurnado de una historia genérica y los ha llamado “videojuego”. The Tape es el canapé de la “comida rápida”, puedes jugarlo, asustarte un poco y olvidarlo al día siguiente.

Jugado en: PC Windows
Desarrollado por: Kazakov Oleg
Nota: 4

4