Windows · Mac · Playstation 4 · Xbox One

Análisis: Wheels of Aurelia

- by

Análisis: Wheels of Aurelia

Es curioso cómo cambian tus prioridades cuando empiezas a hacerte mayor. De repente, el trabajo, la familia y las responsabilidades ocupan todo tu tiempo y cambias hobbys como leer, ver series o películas largas por tirarte delante de la tele a ver qué ponen o cenar y acostarte temprano, que mañana hay que madrugar.

Uno de los entretenimientos que más sufren cuando puedes dedicarles poco tiempo son los videojuegos. Al hacerte mayor, recordar la historia al cargar una partida es un milagro. Los RPGs de 100 horas se vuelven una pesadilla y los competitivos de juegos que antes dominabas se vuelven un festival de muertes y chats en los que niños que nacieron cuando ibas al instituto te llaman noob. Quizá por eso es tan gratificante encontrar juegos capaces de contarte una historia completa e interesante en unos 15 minutos.

Superficialmente, Wheels of Aurelia puede parecer poco más que un arcade en perspectiva isométrica que no estaría fuera de lugar en una consola de 16 bits. Uno no especialmente brillante, de hecho, con unos controles y una conducción algo torpes. Pero es la introducción de una mecánica de diálogo en tiempo real mientras conduces lo que lo convierte en un juego mucho más interesante y complejo.

El juego de Santa Ragione nos pone en la piel de Lella, una joven rebelde que necesita escapar del ambiente asfixiante de la Italia de los años 70. En nuestro camino por la Vía Aurelia encontramos distintos pasajeros que se pueden unir a nuestro viaje según tomemos una u otra dirección en la carretera. Y, al hablar con ellos, Wheels of Aurelia nos obliga a dividir nuestra atención entre la conducción y las conversaciones, nos hace olvidarnos de que estamos interpretando un papel y consigue que respondamos lo que de verdad pensamos.

Análisis: Wheels of Aurelia

Wheels of Aurelia no tiene las típicas conversaciones de juego de rol. No podemos darle a Lella una personalidad que no tiene, no hay opciones de diálogo "buenas" o "malas". Nuestras elecciones son tremendamente limitadas porque son las socialmente aceptadas para una mujer de su época. Podemos elegir entre hablar o callarnos. Entre decir algo honestamente y afrontar las consecuencias o suavizarlo con algo de humor para que nadie se enfade. Entre confiar y recoger o no a ese autoestopista desconocido.

El juego de Santa Ragione tiene un logro que se desbloquea si te lo pasas en menos de 10 minutos. Y, en efecto, es todo un logro conseguir contar una historia en ese tiempo, conseguir que conozcamos a unos personajes con unas pocas líneas de diálogo, conseguir hacernos vivir un período convulso de la historia de un país mientras participamos en carreras de coches y persecuciones callejeras ilegales.

Y todo ello en menos de 15 minutos.

Jugado en: PC
Desarrollado por: Santa Ragione
Nota: 8

8