Windows · Nintendo Switch

Ape Out: el Hotline Miami engorilado

- by

Qué difícil es ser "el nuevo (inserte aquí videojuego archiconocido)". Compartir una misma propuesta jugable o argumental con una obra ya conocida obliga, automáticamente, a cumplir con el doble de expectativas. Las que todo título debe asumir, pero también las que generan las comparaciones. Hay unas pautas que seguir, un legado que respetar. El riesgo de asemejarse al referente en exceso genera una presión asfixiante que pocos juegos superan. Little Nightmares era el nuevo Limbo hasta que demostró que su ambientación, su estética y sus puzles, pese a compartir ciertos rasgos con el título de Playdead, tenían identidad propia. Temtem es el nuevo Pokémon, pese a apostar de lleno por una vertiente eSport que The Pokémon Company lleva años maltratando. Y, evidentemente, todo es Dark Souls. No es sencillo sobrevivir a las expectativas que genera ser el heredero de una jugabilidad, un género o una saga, mas hay títulos que lo logran con creces. Ape Out, al que se etiqueta como el nuevo Hotline Miami, es uno de ellos.

La obra desarrollada por Gabe Cuzzilo y distribuida por Devolver Digital está protagonizada por un gorila enfurecido que logra escapar del laboratorio en el que lo retienen preso. Ha sido objeto de experimentos crueles de toda índole, así como de burlas constantes. Colmado de rabia, un día golpea el cristal que lo apresa con tanta fuerza que logra romperlo y aplastar a uno de los científicos que lo custodian. No será el último. Ahí empieza una masacre engorilada, una orgía de sangre en perspectiva cenital, un genocidio ambientado con música jazz.

Ape Out comparte una premisa jugable básica con Hotline Miami. Es imposible negarlo, como tampoco puede obviarse la gran cantidad de diferencias que presentan ambos proyectos. El nuevo indie de acción arcade de Devolver Digital cuenta con niveles creados procedimentalmente y repletos de bifurcaciones y callejones sin salida que rompen ocasionalmente con la mayor linealidad de Hotline Miami. Además, en Ape Out hay cierta apuesta por lo físico, por los golpes con nuestros peludos puños desnudos para apalizar a los centenares de humanos que nos plantan cara. Frente al combate táctico, armado y eminentemente a distancia de Hotline Miami, Gabe Cuzzilo apuesta por batallas mucho más viscerales y próximas. Al fin y al cabo, encarnamos a un gorila nervioso. Incluso lo audiovisual sabe diferenciarse de la herencia de Dennaton Games con un estilo que, en lugar de homenajear a la década de los 80, retrocede un poco más y se instala en los 60 para abrazar lo minimalista, lo psicodélico y el buen jazz.

Lo nuevo de Devolver Digital goza de matices suficientes como para distanciarse de Hotline Miami, aunque también es un legado que honra con mucho mimo. Por fuertes que seamos, por más rápido que sea el combate, la vulnerabilidad del gorila ante las armas obliga a meditar los movimientos de una forma reminiscente de aquellos ratos tras las puertas de un cochambroso motel de Miami. Pero, sobre todo, cada uno de los cuatro mundos de Ape Out -representados por un número idéntico de discos de vinilo- rebosa la misma acción ultraviolenta que tanto nos encandiló en el juego que encumbró a Dennaton Games. Es breve -unas 5 horas-, pero intenso. Como los mejores indies. Y, desde luego, constituye algo más que un sucesor de Hotline Miami.

Ape Out está disponible para PC en Steam y en Nintendo Switch por 14,99 euros desde el 28 de febrero de 2019.