Windows

Corona Black: combates por turnos y decadencia a lomos de un mecha

- by

Su lápida reza: "Fumaba, bebía y se liaba a hostias a lomos de un mecha". Además del mejor epitafio al que puedo aspirar cuando exhale mi último aliento, la oración anterior se me antoja la base perfecta sobre la que construir a un antihéroe. Uno de esos canallas con una fábrica de improperios por boca y un sentido de la justicia muy particular, pero que en el fondo tienen buen corazón. Un funambulista que a duras penas mantiene el equilibrio entre lo despreciable y lo honorable. Alguien como Dominique Shade, el protagonista de Corona Black y el cretino que tan bien encaja con la frase con la que arrancan estas líneas. Un personaje casi tan magnético como el estilo visual en un genial blanco y negro de este indie, las dos razones por las que el juego del estudio brasileño Ota Imon protagoniza este texto. Por eso y porque me hallo absorto en la lectura de Estados Unidos de Japón, de Peter Tieryas, así que el cuerpo pide mechas.

Inspirado por obras como Persona, Cowboy Bebop y Mobile Suit Gundam -casi nada-, Corona Black es un RPG que relata la historia de Shade, todo un ejemplo a seguir. Spoiler: no. Más bien se trata de un desgraciado que abandona a su mujer y a su hija para hallar "el sentido de la vida". Eso le conduce a Rain City, donde tratará de reencontrarse pasando las tardes en el bar, cocinando tortillas y pilotando a Cowboy, un mecha de combate. Desde luego, un retiro ideal. Y siempre podemos compensar lo mezquino y deleznable de su fuga del hogar dejando que los rivales mecánicos le golpeen el hocico durante un par de turnos. Y si Shade no aprende ni por esas, será momento de enfrascarnos en las peleas robóticas de un juego de rol por turnos bastante prometedor.

Los combates de Corona Black, deudores del JRPG y de sus otras fuentes de inspiración, se basan en el posicionamiento. En función de los movimientos de ataque, defensa o desplazamiento utilizados, nuestro fiel mecha avanza o retrocede hacia alguna de las siete casillas que aparecen en la parte inferior de la interfaz. La posición afecta a las acciones que podemos llevar a cabo y a su resultado, por lo que añade una capa de estrategia adicional. A distancia, lo mejor es desplazarse para llegar a una zona óptima, recargar energía y/o usar objetos. El cuerpo a cuerpo, sin embargo, obliga a intercambiar robopuñetazos durísimos y a acorralar al enemigo. Además, los golpes pueden dirigirse a zonas concretas del mecha rival para condicionar su estrategia -combatir sin cabeza siempre es más complejo-, lo que también enriquece la faceta estratégica de Corona Black.

Si el sistema de combate profundiza con tino en las mecánicas de posicionamiento y apuntado, Corona Black puede erigirse como un título de estrategia por turnos muy interesante. En caso de que logre complementar ese potencial jugable con un argumento y un desarrollo de Shade como personaje a la altura, este indie puede aspirar a mucho más. Desde luego, su particular estilo visual y el encanto gamberro de su protagonista llamarán la atención de muchos jugadores. Habrá que esperar para comprobarlo, puesto que Corona Black todavía está en desarrollo. No obstante, los más curiosos pueden indagar en itch.io para disfrutar de su demo gratuita para Windows.