Windows · Playstation 4 · Xbox One · Nintendo Switch

Degrees of Separation: la importancia de la coherencia ludonarrativa

- by

En los últimos tiempos, la disonancia ludonarrativa se ha convertido en un meme. Una expresión rimbombante, un recurso fácil para dotar de cierta enjundia a un texto. Se usa incluso si el título sobre el que versa no presenta problemas de coherencia entre lo lúdico y lo narrativo. Es una lástima que se banalice el concepto acuñado por Clint Hocking al meditar sobre BioshockBioshock, puesto que la correcta relación entre lo jugable y lo argumental es crucial, mucho más que una mera coletilla para análisis mediocres. Si la disonancia ludonarrativa es lo suficientemente notoria, puede destrozar la experiencia a los mandos. Pienso en casos como el del primer remake de Tomb Raider, en el que la nueva Lara Croft se nos presenta como una joven indefensa, pero el gameplay la exhibe como una auténtica asesina en serie. La evolución de Lara desde sus inicios hasta su consolidación como aventurera es nula y todo el conjunto se resiente. Sin credibilidad, no hay inmersión. Y sin ella, hay pocas razones para seguir pulsando botones. La coherencia ludonarrativa, antítesis de la archiconocida disonancia, es vital. Y por eso celebro propuestas como Degrees of Separation, un auténtico ejercicio de consistencia.

La obra de Moondrop nos pone en la piel de Rime y Ember, dos amantes de hielo y fuego. Su amor es complejo, ya que ambos están separados, amén de por sus temperaturas corporales opuestas, por una extraña barrera. No obstante, eso no les impide trabajar juntos para superar todo tipo de puzles y tratar de estar juntos. Solo o en compañía -online u offline-, el jugador debe avanzar en scroll lateral y experimentar con el entorno para congelar o derretir todo tipo de mecanismos y senderos. Cada mundo cuenta con sus mecánicas particulares, añadiendo nuevas formas de utilizar los poderes de estos dos enamorados.

Degrees of Separation funciona excelentemente por múltiples motivos. Por supuesto, porque sus puzles son interesantes y en constante renovación. Uno nunca se cansa de ver cómo la fuerza del amor, el hielo y el fuego es capaz de transformar el mundo. Sin embargo, y sobre todo, este indie cala en el jugador porque la difícil relación de Rime y Ember tiene su reflejo en todas las facetas de la obra. El guion evidencia lo complejo que es que el fuego y el hielo puedan amarse por sus naturalezas contrapuestas, pero también deja margen para la esperanza al presentar a dos personajes dispuestos a desafiar toda lógica por estar junto al otro. Lo jugable refuerza esa idea con una barrera aparentemente insalvable que distancia a Rime y Ember, si bien demuestra que, con esfuerzo, no hay puzle ni obstáculo que apague la llama del amor.

Moondrop ha creado un juego sólido y coherente, de esos que consiguen transmitir su idea con todas sus facetas. Además, este indie es incuestionablemente precioso en lo audiovisual. Degrees of Separation ya está disponible por 19,99 euros para PC, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.