Windows

Dungeon Service: a fregar (mazmorras)

- by

Durante décadas, los videojuegos nos han adentrado en las más peligrosas y misteriosas mazmorras. Catacumbas que hemos indagado con esmero en pos de tesoros, seres de fantasía y algún indefenso monarca al que rescatar. Aventura tras aventura, nuestro paso por las criptas ha dejado regueros de sangre, cadáveres de todo tipo de monstruos y los restos de los consumibles de usar y tirar que tan buen servicio prestaron durante nuestro periplo. Tantos dungeon crawler y juegos de aventuras han dejado las mazmorras de Hyrule y demás reinos hechas un estropicio. Ahora, alguien tiene que arreglar el desaguisado. Alguien tiene que limpiar. Y en Dungeon Service, ese alguien eres tú, un pobre demonio condenado para toda la eternidad a limpiar el entuerto que deja cada aventurero y preparar la mazmorra para el siguiente pobre diablo.

Dungeon Service nos pone a fregar mazmorras. Literalmente, nuestra tarea consiste en aguardar en nuestra habitación hasta que el deber higiénico nos llame. La partida arranca cuando uno de esos héroes en ciernes perece en combate. Mocho en mano, nuestro deber consiste en recoger el cadáver del trágico elegido, limpiar el rastro de tripas y sesos de los monstruos que ha acertado a batir, encender los candiles y echar una pizca de lejía al suelo para que el siguiente en aventurarse en la mazmorra se lo encuentre todo limpito. No sé hasta qué punto se trata de un trabajo gratificante, pero desde luego sí es importante. Imaginad lo dramático y antihigiénico que sería hallar el cadáver de Link en nuestra partida de Etrian Odyssey. Siempre nos encontramos las mazmorras listas para una nueva aventura y eso es, en gran medida, gracias a la empresa de limpieza Dungeon Service.

Conoce otro lado del mazmorreo, uno más limpio y menos violento descargando este experimento de game jam en itch.io. Como poco, la idea de Connecta merece un tiento por su original y simpática premisa. Es totalmente gratuito e ideal para probar algo fresco, novedoso y breve. Puro indie, vamos.