Windows

Future Flashback: el pasado es una droga

- by
L

a nostalgia es adictiva. Lo retro ha alcanzado la condición de auténtica industria porque hay un público masivo desesperado por revivir su juventud. Cada Funko, cada camiseta licenciada de Primark apela a un tiempo más sencillo y amable. Y cedes, compras cualquier cosa que te recuerde a tu infancia, porque anhelas la vida que llevabas de niño. Aunque el efecto sea efímero (por eso compramos este tipo de productos una y otra vez), el pasado es la más dura de las drogas. Ninguna otra sustancia lisérgica te expone a un mono, un bajón, tan difícil de afrontar. Cuando se pasa su efecto, solo queda la tediosa rutina. Los creadores de Future Flashback lo saben. Y por eso el pasado es literalmente una droga en el indie que nos atañe.

Future Flashback es una aventura gráfica, un point and click clásico ambientado en un futuro en el que hay drogas que te permiten revivir tus recuerdos. Encarnamos a un antiguo cirujano adicto a dicha sustancia y, por ende, a sus pros y contras. El problema de la droga del juego es que te desmayas mientras te recreas en vivencias pretéritas y no recuperas el conocimiento hasta que se pasa el efecto. Quizá la adicción a una sustancia tan peligrosa como atractiva sea la razón por la que estás completamente solo. Tu familia, como todo el que te rodeaba, se ha ido. Así, Future Flashback presenta un dilema harto complejo: ¿retomar las riendas de tu vida para recuperar a los tuyos o deleitarte en tus recuerdos junto a ellos sin necesidad de sufrir?

El equipo de Myths Untold combina esa premisa argumental tan atractiva con un compendio de puzles más que interesantes. Ciertamente retantes, los rompecabezas de Future Flashback demandan atención a los recuerdos en busca de pistas que más tarde debemos buscar en la vida real. Si todo va según lo previsto, Future Flashback llegará en el tercer cuatrimestre de 2019. Hasta entonces, podéis estar al tanto de todas sus novedades a través de los "camellos de información", como la web oficial del juego y su cuenta en Twitter.