Nintendo Switch

Nintendo Switch, la oportunidad de los indies

- by

El pasado año confirmó la buena salud de la que gozan los indies en Nintendo Switch. A lo largo de 2017, casi la mitad de los títulos más descargados en la eShop europea de la híbrida eran videojuegos independientes. En concreto, doce indies han visto reconocida su propuesta en forma de ventas. Dependiendo del tipo de obra, hay varios motivos que explican esta etapa dorada de lo indie en Nintendo Switch.

La portabilidad es una motivación adicional para decantarse por (o incluso recomprar) las versiones de la híbrida. Prueba de ello es el podio de la lista, compuesto por Minecraft, Stardew Valley y Rocket League respectivamente. Todos ellos videojuegos con una notable base de jugadores en su plataforma original, el PC, y un éxito considerable de sus versiones para otros sistemas.

Stardew Valley

Las posibilidades del multijugador local y la opción de jugarlo en cualquier momento y lugar aumentan el atractivo de estos indies en Switch. No hay consola en el mercado que facilite más las partidas rápidas y fáciles de pausar. De nuevo, son detalles de esa índole los que hacen que las versiones de juegos como Wonder Boy: The Dragon’s Trap vendan mejor (o a mejor ritmo) en Switch que en el resto de máquinas.

Cyrille Imbert, presidente de DotEmu —distribuidora de la obra de Lizardcube—, declaró a Game Two que el remake de Wonder Boy alcanzó las 100 000 unidades vendidas. Dichas cifras sirven para garantizar el apoyo de DotEmu a Switch. «No concibo que nuestros próximos juegos no estén en esa consola», manifiesta Imbert. Asimismo, Switch ha conseguido que sus indies vendan mejor que en Steam. Precisamente es lo que le ocurrió a SteamWorld Dig 2, pues ha vendido diez veces más en Nintendo Switch que en Steam, según confirman sus autores, Image & Form.

Esta es una consola óptima para las segundas oportunidades. No solo en lo que a rescatar pequeñas joyas olvidadas se refiere, sino también en cuanto a consolidar buenas cifras de ventas. Shovel Knight, Overcooked o el podio de dicha lista confirman que, en Switch, todo videojuego goza de un segundo lanzamiento, con las ventas que ello conlleva.

El modelo de lanzamientos en Nintendo Switch es otra de las razones. Los triple A visitan la híbrida de la Gran N, a lo sumo, una vez al mes. Es un ritmo apropiado para satisfacer al fan de Nintendo, pero menos frenético que, por ejemplo, en las épocas más boyantes de PlayStation 4. El resto del tiempo constituye una ventana única para que los usuarios descubran propuestas más humildes. Pienso en Snake Pass, que no se resintió por lanzarse tan solo una semana después de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Por más que este último sea un videojuego en el que invertir centenares de horas, la obra de Sumo Digital se asentó como un complemento idóneo.

Análisis: Night in the Woods

Todas estas características, claras virtudes todas ellas, constituyen una gran oportunidad para los indies. Eso tiene una doble repercusión: cada vez más indies potentes llegarán a Nintendo Switch y puede que algunos lo hagan como exclusivos. En el primer caso, Night in the Woods, Owlboy o Darkest Dungeon arriban a la híbrida tras su abrumador éxito en PC. Respecto a los indies exclusivos, los llamados nindies, son el camino a seguir.

La naturaleza eminentemente innovadora del desarrollo independiente encaja a la perfección con la filosofía de Nintendo, patente en videojuegos como Super Mario Odyssey. Por eso, es fundamental cimentar el futuro de Switch sobre una base de indies exclusivos como Golf Story, Fast RMX, Snipperclips o Kamiko, todos ellos en la lista de los más vendidos en la eShop europea. Esa apuesta firme, de nuevo, sirve para retroalimentar la presencia de indies de calado en Switch, así como para atraer a los desarrolladores. Un ejemplo reciente de esto último es Floor Kids, otro nindie que Switch se ha agenciado en exclusiva.

Análisis: Golf Story

El futuro de lo indie se antoja inherente a Nintendo Switch. Si la pasada generación fue Vita la que asumió ese rol, aunque desde luego con una fortuna muy distinta, ahora es Switch la que lo ejerce. Los títulos independientes de éxito encuentran en la híbrida una forma de prolongar y consolidar su rendimiento comercial. Asimismo, aquellas joyas olvidadas en otras plataformas hallan una segunda oportunidad en la nueva consola japonesa. Esas dinámicas atraen a los indies más potentes y posibilitan proyectos exclusivos. Al contrario que en Vita, los plausibles nindies no tendrán que temer por la falta de visibilidad de sus proyectos; Nintendo Switch está firmando cifras de ventas históricas. Por todo ello, el devenir de lo indie está teñido de rojo nintendero.