Windows · Mac

Northbound: nos hacemos mayores

- by

Un videojuego puede conectar conmigo de muchas maneras. Los hay que me atrapan por plantearme un desafío superlativo, un reto con el que crecer como jugador (y muchas veces como persona). Otros me encandilan por todo lo contrario, los que se toman la molestia de preguntarme qué tal ha ido el día y me invitan a dar un tranquilo paseo. Me considero un jugador polifacético, de los que un día idolatran a Bloodborne y otro rinden pleitesía a Animal Crossing. Hay, sin embargo, un tipo de juego que siempre me deja una huella especial y profunda. Me refiero a los que me acompañan una vez apagada la partida, aquellos sobre cuyos temas sigo meditando incluso cuando estoy tomando apuntes en la universidad. Obras que me hacen pensar, que me obligan a cuestionarme y me plantean preguntas que ni yo mismo me había hecho. Stardew Valley me ayudó a comprender que tenía problemas graves para conciliar los estudios y el trabajo con mi vida social y familiar. Night in the Woods fue como un abrazo con el que Mae y el resto de protagonistas quisieron consolarme y tranquilizarme respecto a un futuro laboral muy poco halagüeño para mi generación. Northbound, el indie que aquí nos atañe, me ha hecho pensar en el paso del tiempo.

Nos hacemos mayores, todo cambia. Quizá parezca una perogrullada, pero es una realidad con la que no todos son capaces de lidiar. No son pocos los que se derrumban ante las cargas de la vida adulta ni tampoco faltan aquellos cuyas relaciones personales son atropelladas por los ritmos hipertrofiados del trabajo. Northbound: Long Road Ahead trata precisamente de llamarnos la atención sobre eso para que no permitamos que la vida pase sin que nos enteremos. Para ello, este proyecto de tesis doctoral convertido en indie nos pone en la piel de un grupo de amigos de toda la vida. Tú, el protagonista, acabas de graduarte y decides que sería buena idea volver a pasar un verano junto al lago con ellos. Como en los viejos tiempos. No obstante, los años han pasado y nada es igual. Os habéis distanciado, cada uno tiene sus problemas y no todos están entusiasmados con la excursión de turno.

A fuego lento, como los buenos relatos intimistas, Northbound se acomoda entre los walking simulators más bellos. Por estética, puesto que sus gráficos low-poly son arrebatadores. Por interacción limitada y concisa, porque la jugabilidad se basa en trastear con una cámara de fotos, una suerte de Game Boy y demás cachivaches. Pero, sobre todo, por una historia que conecta con cualquiera que haya dejado de lado todo lo que le hacía feliz de pequeño. ¿Sigues viendo a tus amigos? ¿Compartes tiempo con tu familia? ¿Y contigo mismo? Esas son las preguntas que plantea Northbound mediante una historia coqueta y juguetona, pero que deja un gran poso.

Northbound: Long Road Ahead es el proyecto de tesis doctoral llevado a cabo por Johannes Köberle y Arno Justus. Por la buena acogida que está recibiendo este indie, es probable que ambos creadores se aventuren en el desarrollo de videojuegos en el futuro. Estaremos atentos. Y tú, tras descargar Northbound totalmente gratis desde itch.io, también.