Windows · Nintendo Switch

Overwhelm: el Mega Man en el que los power ups son para los enemigos

- by

En los últimos años ha surgido una importante corriente de indies que ejercen de sucesores espirituales de sagas y jugabilidades añejas. Son títulos que rescatan del olvido a franquicias condenadas al ostracismo o a géneros que ya no gozan de la popularidad de antaño. Auténticas odas a los clásicos en los que se inspiran, cartas de amor sinceras y honestas que imitan a sus predecesores, aunque añadan algún matiz diferenciador. Pienso en cómo Yooka-Laylee rinde pleitesía a Banjo-Kazooie o cómo Mighty No. 9 trata, quizá con menos éxito, de honrar el legado de Mega Man. Pero también en otros ejemplos que, lejos de conformarse con la mera imitación, arrancan como copias a escala para terminar ofreciendo algo enteramente nuevo. Undertale lo hace con Earthbound antes de deconstruir y revolucionar por completo el RPG. The Messenger, en la misma línea, aparenta adorar a Ninja Gaiden para acabar entremezclando lo mejor de los 8 y los 16 bits. Overwhelm, el indie que aquí nos atañe, es un ejercicio magistral de ingeniería inversa que reinventa todo lo que nos enseñó Mega Man.

La obra de Ruari O’Sullivan se inspira en el plataformeo y la acción pixelados con los que el héroe robótico de Capcom dominó los 80. Como en los Mega Man, Overwhelm permite elegir el orden en el que afrontamos sus fases, aunque con apenas tres vidas para acometer semejante proeza. Ambos, además, demandan mucha prueba y error para entender sus mecánicas y descubrir qué orden de jefes nos conviene más. Asimismo, bebe de la dificultad que encumbró al Blue Bomber y la hiperboliza, haciendo que el jugador muera con un solo toque.

Overwhelm, no obstante, es mucho más que una mera versión difícil de Mega Man. Como he dicho líneas ha, este indie aplica las lógicas de la ingeniería inversa a la saga de Capcom. Si en la mítica franquicia conviene escoger una ruta en función de qué power-ups preferimos desbloquear antes, Overwhelm pervierte esa idea. En este indie son los enemigos, todos ellos, quienes heredan los power-ups que dejan los jefes cuando les vencemos en batalla. Es decir, el mundo es cada vez más hostil y peligroso conforme avanzamos. Sigue manteniendo ese componente estratégico propio de Mega Man en tanto que hay que planear muy bien qué ruta seguir para que el camino sea menos tortuoso. Recorre el mismo camino que el héroe azulado, aunque en dirección contraria. La dificultad aumenta al superar niveles, una forma de entender la progresión opuesta a la de Mega Man, pero igualmente interesante y desde luego harto desafiante.

En plena vorágine sobre la dificultad en obras como Sekiro: Shadows Die Twice, Overwhelm proporciona alternativas a quienes teman lo desmedido de su reto. Todo a raíz del lanzamiento del título de Alliance Games en Nintendo Switch, que añade un modo cooperativo en el que un amigo puede echarnos un cable. Dicha ayuda se traduce, además de en el obvio reparto de enemigos, en que nuestro compañero distraiga a los enemigos o incluso nos reviva. Eso no convierte a este indie en un paseo, ni mucho menos, pero sí hace más accesible su propuesta sin necesidad de incluir un modo fácil. No, queridos TRVE GAMERS, no todo se reduce a añadir una modalidad para novatos; hay alternativas mucho más efectivas y Celeste es el mejor ejemplo. Humilde en sus ambiciones aunque ambicioso en su planteamiento, Overwhelm está disponible en PC a través de itch.io desde 9,99 euros, mismo precio que en Nintendo Switch, y en Steam por 8,19 euros.