Windows

Project Warlock: reinventando el FPS clásico

- by

A primera vista, Project Warlock se limita al mero, aunque honesto y sentido, homenaje a los FPS clásicos como el primer Doom o Wolfenstein. La premisa es casi idéntica: acribillar con toda criatura maligna y sedienta de sangre que se cruce en nuestro camino. Sus más de sesenta niveles están plagados de docenas de engendros infernales que acuden en masa al encuentro de tu metralla o de tu sierra mecánica. Son tantos, de hecho, que Project Warlock te obliga a moverte constantemente durante la carnicería. Por suerte, tu abanico de armas y hechizos es inmenso. Salvo por cierto componente mágico -ayudamos a un brujo a acabar con los demonios-, el parecido con los Doom-like es casi idéntico. Casi.

La primera diferencia respecto a los ídolos del FPS a los que Buckshot Software homenajea en este indie es su ingente cantidad de niveles, así como la diversidad de los mismos. Sesenta fases perfectamente diferenciadas es un mérito considerable, especialmente si valoramos la riqueza de cada pantalla. En Project Warlock deambulamos por entornos árticos, desérticos, castillos, pirámides, bases militares e incluso por el mismísimo infierno.

Pero si por algo destaca Project Warlock, aquello por lo que consigue perfeccionar la fórmula del FPS clásico, es por la personalización que tolera. La libertad para adaptar al personaje a tu estilo de juego es absoluta, ya que este indie posibilita aumentar el daño, la capacidad de curación o la salud. Estas mejoras solo pueden utilizarse entre niveles, por lo que son al mismo tiempo un premio a la habilidad. Si la variedad de Doom y Wolfenstein dependía grosso modo de las diferentes armas halladas, Proect Warlock amplía el arsenal y añade un inmenso abanico de escenarios, así como la capacidad de customizar al protagonista. Presume de ser un FPS clásico, mas actualiza la fórmula para perfeccionarla al máximo.

Si te has levantado con nostalgia por los 90 y quieres desquitarte con un FPS como los de antaño, Project Warlock está disponible en Steam y GOG por 11 euros.