Windows

The Path to Die: sangre y samuráis en el Hotline Miami español

- by

Suele decirse que las comparaciones son odiosas. Un recurso fácil para agilizar el trabajo de periodistas perezosos y que los lectores no tengan que quebrarse la cabeza. En parte, estoy de acuerdo. La comparación constriñe y limita, crea un marco muy específico que encierra al objeto comparado y lo priva de sus rasgos diferenciales. Lo reduce, básicamente, a una copia. Ya sabéis; cualquier RPG de acción con un combate mínimamente exigente es el nuevo Dark Souls. No obstante, la comparación también es una herramienta muy potente. Bien empleada, otorga una referencia conocida al lector, por lo que es más probable que entienda y se interese por el nuevo juego. Si se complementa con un texto que ahonde en las características únicas de la obra, si no se queda en un titular vago y tramposo, la comparación es una forma de visibilizar y clasificar videojuegos. Encabezar este artículo hablando de The Path to Die como "el Hotline Miami español" no tiene más objetivo que atraer vuestra atención hacia este indie patrio. ¿Lo he conseguido? Si seguís leyendo, diría que sí. Entonces permitid que me explaye en sus virtudes, en las razones para darle una oportunidad. Las hay. Y son muchas.

La obra del estudio catalán Cat Logic Games consiste en una aventura en dos dimensiones y perspectiva cenital cuyo magnífico pixel-art recrea el Japón feudal. En una época de samuráis y multitud de leyendas, The Path to Die propone una acción intensa y cruda, con sangre en abundancia y combates con espada a vida o muerte. He ahí las primeras diferencias respecto a Hotline Miami, título en el que Abel Rodríguez, uno de los creadores de este indie español, admite haberse inspirado. Cierto es que The Path to Die comparte la perspectiva cenital, la apuesta por la acción y el componente gore con la labor de Dennaton, pero ahí cesan las similitudes.

the-path-to-die-inside-solo-indies

La ambientación, por ejemplo, rompe drásticamente con la soleada Miami de los años 80 y nos transporta al Japón del medievo, un entorno considerablemente más natural, abierto y exótico. Conscientes del potencial de dicho ecosistema, Cat Logic brinda total libertad a la hora de indagar en sus extensas y diversas áreas, que se combinan con algunos edificios más cerrados. Esa alternancia entre un mundo abierto en el que perderse, pues no se dan indicaciones, y escenarios reducidos dota a la jugabilidad de una diversidad única. Así, The Path to Die huye de los microniveles y plantea una navegación mucho más libre y orgánica. Una decisión inteligente, puesto que en este indie no cumplimos con encargos para sicarios. Somos un samurái recorriendo la larga y pesada senda de la venganza.

El combate también sirve de contrapunto al planteamiento jugable de Hotline Miami. En la obra de Dennaton, el grueso de las batallas se decide midiendo las distancias, habitualmente con armas de fuego y con un sistema de combate más bien simple. Esos enfrentamientos tienen más de secuencia, de puzle, que de lid a vida o muerte. Por contra, The Path to Die es radicalmente más intenso y físico en tanto que prioriza el cuerpo a cuerpo y todo orbita en torno a las espadas. No sé si hay más sangre, pero sí un mayor margen para la habilidad. En palabras del propio Rodríguez para IGN: "la dificultad está muy presente y el combate es más técnico y pausado, no se puede ir a lo loco". Características que el desarrollador adjudica a Demon's Souls, otra de sus fuentes de inspiración. Del primer Souls también se toman las barras de vida y resistencia, decisivas en el transcurso de las batallas.

En esta nueva ola de herederos de Dennaton, entre los que se encuentran tanto el reciente Ape Out como lo nuevo de Cat Logic, The Path to Die tiene mucho que ofrecer. Desde su ambientación nipona, recreada con un excelso pixel-art, hasta un combate técnico, tenso y visceral que bebe de las enseñanzas de From Software. La obra de Cat Logic debuta mañana mismo en Steam, día en el que refrendará el glorioso momento creativo que atraviesa el desarrollo español de videojuegos.