Windows · Playstation 4

The Pathless: los creadores de Abzû salen del mar en busca de aventura

- by

Existen dos tipos de hype. Uno, el más común, genera expectativas basadas en promesas que más que en hechos y prioriza lo emocional antes que lo racional, la apariencia antes que el sabor. Otro, mucho menos frecuente, se cimenta sobre éxitos del pasado y méritos ya probados para generar expectativas. Tienen mucho en cómun, pues los dos devienen en un torrente de ilusión que incentiva las reservas y justifica la adquisición de ediciones de coleccionista hipertrofiadas. Sin embargo, hay una diferencia fundamental que impone un abismo de distancia entre los tipos de hype. Mientras que el primero construye sus promesas sobre pilares de arena, puro humo, el segundo cuenta con el valor añadido más importante para cualquier producto: confianza. La audiencia no celebró el anuncio de Silksong, la secuela de Hollow Knight, por lo increíble de su vídeo promocional, sino porque ya había gozado del excelso trabajo de Team Cherry en los túneles de Hallownest. Alcanzar tales cotas de confianza y prestigio, despertar ese segundo tipo de hype, no es sencillo ni infalible, pero sí mucho más eficaz, sólido y duradero que lo que pueda deparar el primero. Eso explica que nos interesemos por los nuevos proyectos de Jonathan Blow, Edmund McMillen o Raimi Ismail antes siquiera de saber en qué consisten. O por qué The Pathless, lo nuevo de los creadores de Abzû, protagoniza este texto.

Como la anterior obra de Giant Squid, The Pathless, es uno de esos títulos que enamoran por su estética. Basta un mero vistazo a sus embelesadores entornos para quedarse prendado. No obstante, este indie está lejos de ser continuista respecto a Abzû. Para no pecar de conservadores, Giant Squid sustituye el apacible paseo a través del fondo marino por un frenético esprint en plena arboreda. Aunque ambos comparten cierta tendencia al misterio, The Pathless apuesta con firmeza por la acción y la aventura.

Con la fiel compañía de un águila leal, este indie nos convierte en un cazador que recorre una isla para acabar con la inexplicable maldición que castiga al lugar y a sus oriundos. The Pathless está plagado de ruinas abandonadas, bosques tétricos y volcanes al borde de la erupción, un amplio surtido de paisajes que atravesar a toda velocidad. Lo nuevo de Giant Squid solo puede entenderse a cámara rápida, disparando flechas a los enemigos con frenesí y en constante movimiento. Desde luego, yo no dudaría en quemar suela si tuviera que enfrentarme a los colosales y temibles jefes finales contra los que el cazador opone resistencia.

En un registro completamente diferente, The Pathless calca la belleza de Abzû. Hay cierto misticismo compartido por sus entornos y su argumento, mas aquí las incógnitas se resuelven a velocidad punta. De sello reconocible, demuestra valentía e inconformismo en tanto que se diferencia lo suficiente de Abzû. Giant Squid sale de la tranquila zona de confort submarina para, henchido de ambición creativa, atreverse con un título de aventuras. A lo largo de 2019, todavía sin una fecha concreta, podremos ver qué tal se desenvuelve este estudio fuera del agua cuando llegue a ordenadores y PlayStation 4. Desde luego, cuenta con la confianza de todo el que disfrutó buceando en las fosas de Abzû. Y no son pocos.