Windows · Playstation 4 · Xbox One · Nintendo Switch

The Videokid: videoclub a domicilio y el recuerdo de Paperboy

- by

Hay pocas formas de entretenimiento más cómodas que elegir entre miles de películas sin salir de casa. Netflix, el paradigma del vídeo en streaming, cambió para siempre la forma de consumir cine y series en el sofá. Hubo un tiempo, empero, en el que había que visitar un lugar de culto, un punto de reunión para los peregrinos del cine de serie B, para disfrutar de un par de horas de diversión fílmica. Eso sí, parece que existió un punto intermedio entre pulsar un botón en el mando y tener que cambiarse para alquilar unas cintas. Como ocurría con el periódico, al menos según la producción cultural estadounidense, un simpático chaval en bicicleta o monopatín repartía los VHS de casa en casa. En esa figura casi mitológica, al menos aquí en España, se basa The Videokid.

La obra de PixelTrip Studios es, grosso modo, un Paperboy remozado. Las mecánicas son las mismas que en el título de NES, a saber, desplazarse en un vehículo adolescente (en este caso un monopatín) y lanzar las cintas a los buzones y porches de los suscriptores. Todo ello mientras el pobre prepúber, en busca de una mísera propina con la que impresionar a la chica que le gusta, esquiva a viandantes y vehículos hilvanando decenas de trucos con su skate. Acertar otorga puntos, animaciones delirantes en las que las cintas parten cráneos y la posibilidad de recolectar monedas con las que mejorar el monopatín y hacer la entrega un poco más sencilla. Créeme, hará falta. En The Videokid tan solo tienes una vida. Y por algo los desarrolladores han invertido sangre, sudor y píxels en crear hasta 100 maneras de morir; quieren que las veamos todas.

Heredero orgulloso de los 80, cada calle está repleta de referencias a la década más exprimida de la cultura pop. Desde el Power Glove de NES como objeto coleccionable hasta el mismísimo Inspector Gadget, pasando por Rocky Balboa en una de sus sesiones de running o por los famosos puestos de limonada a pie de calle. The Videokid es un festival de nostalgia pixelada, una oda al imaginario que tantas mentes cautivó. Sus mecánicas, sus referencias y su dificultad apelan a los arcades más veteranos y sanguinarios. O lo que es lo mismo, a la morriña ochentera.

The Videokid está disponible en Steam por 3,29 euros, así como en Nintendo Switch y Xbox One por 4,39 euros. También puede descargarse en PlayStation 4, pero los propietarios de la consola de Sony tendrán que rascarse un pelín más el bolsillo e invertir 7,49 euros. En mis tiempos, con eso alquilabas varias películas. Qué mal está la vida.