Windows

Inner Chains busca financiar su terror biomecánico

- by

Alguien les ha dicho a sus creadores que Inner Chains parece el hijo de H.R. Giger y Zdzisław Beksiński, el creador de toda la imaginería biofuturista tras el arte de Aliens y el pintor polaco que dibujaba ensoñaciones monstruosas que él mismo llamaba “gótico barroco” y que murió asesinado violentamente, como un final que encajaba en su tipo de expresión. Desde luego es uno de los mejores halagos que se le pueden hacer a un proyecto, y más aún si se trata de un indie con una dirección artística absolutamente demoledora.

Inner Chains es obra del estudio Telepaths Tree, otro estudio polaco (¿qué está pasando en Polonia con los jueguicos?) formado por exmiembros de CD Projekt RED y People Can Fly, y se presenta con lo que ellos mismos catalogan como terror surrealista: un juego de disparos en primera persona que parece deliberadamente lento e incluso contemplativo, donde criaturas tristes moran por mundos de pesadilla tratando de acabar con nosotros. La ambientación es oscura y densa, con pequeñas fuentes de luz salidas de hogueras y rayos lunares. Tienen un aspecto tremebundo, y quizá alguien asocia su estilo visual al exitoso Bloodborne de From Software. No irá desencaminado, desde luego.

El universo de Inner Chains se sitúa en un asteroide donde una vez la humanidad tuvo una colonia con sus habitantes, sus edificios y su tecnología, pero la naturaleza de aquel lugar apartado de todo ha ido desarrollándose de maneras extrañas durante siglos, y se ha apropiado de todo, creando una arquitectura, una flora y un paisaje que sugiere los mismos conceptos que Giger trasladaba a sus diseños: una tecnología de aspecto orgánico, exuberantes salientes y formas retorcidas. El entorno del juego promete ser protagonista absoluto de un viaje que huele a vapores tóxicos y a cosas viscosas arrastrándose por suelos húmedos.

La gente de Telepaths Tree busca financiación para Inner Chains en Kickstarter, y con un mes de plazo todavía por delante ya han acumulado casi 7.000 euros de los modestos 10.000 que solicitan. Parece, eso sí, que a rasgos generales quieren el dinero para pulir el resultado y tener cierta estabilidad, y que lo más importante ya está hecho, porque el lanzamiento está anunciado para el próximo mes de junio. Y, ojo con esto, prometen compatibilidad con la realidad virtual.

Si os gusta lo que veis, podéis acceder a más información y apoyarles en su página de Kickstarter o en su web.