Windows · Mac · Linux

Lancelot’s Hangover, el juego de humor que harían los Monty Python

- by

El único acercamiento auténtico y discernible a la obra de los Monty Python que se recuerda en el videojuego es el infravalorado Rock of Ages, una espléndida chifladura de los chilenos de ACE Team que tiraba con naturalidad de slapstick comedy y homenajes a los famosos collages que Terry Gilliam intercalaba entre los sketches del descacharrante Flying Circus. Y ni caso se le hizo, como si desarrollar comedia interactiva fuese cualquier cosa.

Ahora nos llega una nueva oportunidad de resarcirnos con otro homenaje explícito a losgenios del humor inglés: Lancelot's Hangover: The Quest for the Holy Booze está buscando financiación en Kickstarter, es la idea de un guionista de humor y desarrollador indie belga llamado Jean-Baptiste de Clerfayt y es lo que él mismo define como «una mezcla de Monkey Island y Los caballeros de la mesa cuadrada», una mezcla de esas que ganan por aplastamiento. Sobre el papel, al menos.

El asunto funciona como un point and click clásico donde todo el peso recaer sobre los puzles humorísticos y surrealistas y los diálogos, que prometen cultivar ese tono algo demente la par que elegante tan de los Monty Python. La historia nos pondrá en las botas de Lancelot, «el caballero más sexy de la mesa redonda», al recibir la orden directa de Dios para que inicie la búsqueda del Santo Grial en el Reino de Francia, lo llene de alcohol y monte la fiesta más loca de la historia de Inglaterra. La mezcla de literatura clásica y chorrada juvenil sin el más mínimo atisbo de sentido es hija misma del sexteto de cómicos, que tenían un estilo muy particular de hacer bromas sobre lo escabroso y lo obsceno sin perder cierto poso de inteligencia.

Habrá que ver si De Clerfayt es capaz de lograr el dinero necesario para acabar su juego (de momento le quedan tres semanas y media y todavía no ha alcanzado la mitad de los 10.000 euros que solicita), pero a muchos ya nos ha ganado con su propuesta y con su voluntad de llevarla a cabo en plan hombre orquesta: escribiendo, programando, diseñando, dibujando, animando y llevando la promoción y las relaciones públicas. Si no lo consigue, siempre puede salir a la calle con un vaso y recitar aquello de «una moneda para un exleproso».