Windows · Linux

Locomalito vuelve con The curse of Issyos

- by

Basta con escarbar un poco en la escena indie española para dar con Maldita Castilla, el mejor homenaje patrio a Ghost’n Goblins y un juegazo, más allá de su intencionado tributo. Las aventuras de Don Ramiro por las tierras Tolomera son obra de Locomalito, un desarrollador ‘freeware’ español que lleva compartiendo sus proyectos desinteresadamente desde hace ocho años.

The Curse of IssyosThe Curse of Issyos es el próximo en ver la luz en algún momento previo a 2016, y es un juego que te pone en la piel de Defkalion, un pescador que viaja a la isla de Issyos para rescatar a su hija de la maldición que, según Atenea, atormenta el lugar. Es un juego que verá la luz después de que Locomalito y sus dos compañeros, Gryzos87 y Marek Barej, lo apartasen en 2010 para centrarse en Maldita Castilla.

Siguiendo la filosofía del autor, esta nueva producción aúna lo mejor de la generación de los 8 bits. Concretamente, en The Curse of Issyos se centra en la acción plataformera que podíamos encontrar en juegos como Vampire Killer o Ninja Gaiden, y está influenciado también por las películas de Ray Harryhausen, un pionero de los efectos especiales que se retiró con Furia de Titanes en 1981. La referencia es evidente.

Locomalito lo describe como “un videojuego de acción plataformera de estilo retro, con nada más que lo habitual en un antiguo juego de 8 bits”. En eso incluye unos ‘sprites’, unos efectos de sonido y unas barreras en el uso del color evidentes, pero no dejan de ser limitaciones autoimpuestas por su estilo creativo; el resultado final está al margen de ello.

Con The Curse of Issyos, la clave está en dejarse atrapar las redes de su creador para viajar a un mundo diseñado por un apasionado de lo retro. La exploración, la multitud de enemigos, los jefes finales y los secretos siguen estando ahí. El juego se publicará en la página oficial de su autor, el mismo lugar desde el que puedes realizar un donativo por su fantástico trabajo, por la dedicación de alguien que nos trae joyas como la presente de manera totalmente altruista.